Durante este año han venido muchos menos inmigrantes que el anterior: 461.000 foráneos frente a los 701.000 del 2007. Esa menor llegada se ha notado ya en las oficinas de extranjería de la delegación de Gobierno en Catalunya, con un 15% menos de trámites

Un punto de inflexión. Por primera vez en la última década, este año van a llegar a España muchos menos inmigrantes que el año anterior. Durante el 2008, 461.889 inmigrantes, según los datos de Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea, se desplazaron a vivir a territorio español. Pese al innegable peso demográfico que supone la llegada de casi medio millón de personas y la demostración de que la inmigración sigue optando en masa por España, esa cifra supone un auténtico bajonazo en el ritmo de llegadas, pues esos 461.889 nuevos inmigrantes son un 35% menos que los 701.023 extranjeros que llegaron durante el 2007.

Hay que retroceder hasta el 1999 para encontrar una cifra de llegadas de extranjeros menor a la del 2008. Valgan como ejemplo los 515.000 extranjeros que llegaron a España en el 2002 o los 646.000 del 2005.

15% MENOS TRÁMITES

Esa menor llegada de inmigrantes se ha notado ya en las oficinas de extranjería de la delegación del Gobierno en Catalunya, que por primera vez en la última década han cerrado el año con una bajada en el número de expedientes tramitados. Según avanzó el delegado del Gobierno. Joan Rangel, se gestionaron en Catalunya 355.352 trámites, un 15,5% menos que en el 2007. El año se cerrará con 921.648 inmigrantes legales en Catalunya.

Los permisos iniciales, con una bajada del 40%; las reagrupaciones familiares, con un descenso del 16,2, y las renovaciones, también con un 16% menos, son los trámites que más disminuyen. Solo han subido las solicitudes del permiso de residencia y trabajo por arraigo. Según el delegado del Gobierno, esta disminución "obedece a una crisis que ha restringido el mercado laboral". En su opinión, la bajada de los permisos iniciales, es decir, aquellos que se tramitan a los recién llegados, "se debe a que hay menos empleos vacantes que cubrir". El Gobierno, con la eliminación de muchos empleos del catálogo de difícil cobertura --trabajos para los que se puede contratar en el extranjero-- impide que se contrate en origen. La intención es que esas vacantes se cubran con trabajadores, españoles o inmigrantes, que ya están aquí.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.