Cosas que puedes aprender de una clase universitaria que rompen con el aprendizaje tradicional en favor de nuevas experiencias. Fast Company presenta un curso universitario llamado “Liderazgo con improvisación” de la University of Southern California que pretende demostrar que la creatividad es un rasgo que se puede aprender. Para ello los deberes que se asignan en clase implican estar dispuesto a salir de la zona de confort y a superar los temores tomando riesgos.

Si quieres ser más creativo, la respuesta podría estar en ser más valiente. Una nueva clase en la USC Annenberg, la Facultad de Comunicación y Periodismo de la University of Southern California, que lleva por nombre ‘Liderazgo con improvisación’, anima a los estudiantes a salir de su zona de confort y a explorar nuevas experiencias.

“Los estudiantes temen por encontrar el trabajo perfecto el día que se gradúen” afirma Fred Cook, Director del Centro de Relaciones Públicas de la USC y profesor de Práctica Profesional. “Están bajo presión para rendir debido a los préstamos estudiantiles y a sus padres. Han asistido a las clases y hecho las prácticas, pero a menudo tienen poca experiencia vital.”

La clase de ‘Liderazgo con improvisación’ está diseñada para poner a los estudiantes frente a nuevas experiencias, haciéndoles más creativos al expandir sus marcos de referencia. Esta clase es 100% experiencial, sin exámenes, libros de texto o documentación. La creatividad se puede aprender, pero no a través de conferencias o leyendo, dice Cook. “Tiene que ser aprendida a través de la práctica,” sentencia.

Y eso puede necesitar de un empujoncito. Cada semana, Cook, Director de la firma de Relaciones Públicas Golin y autor de Improvise: Unorthodox Career Advice from an Unlikely CEO (“Consejos de carrera poco ortodoxos de un CEO poco probable”), desafía a los estudiantes a rebasar sus límites personales probando cosas nuevas.

Forzarte a salir de tu zona de confort

“Las experiencias son totalmente a partir de aquello que prefieran y documentadas en un grupo privado de Facebook con fotografías,” dice Cook. “Explican lo que han hecho, cómo se han sentido y qué han aprendido.”

Un estudiante, que trabajaba como becario en una empresa, reunió el coraje para pedir trabajo a tiempo completo y lo obtuvo. Otro estudiante entró en un concurso para investigadores de la USC y lo ganó. Uno se hizo un tatuaje, mientras que otros pasaron por una desintoxicación digital.

“Probar cosas nuevas da el coraje que necesitas para experimentar con tu vida y no estar preocupado sobre si fallas o no,” afirma Cook.

Tomar riesgos

Además de actividades semanales, a los estudiantes se les asignan tareas específicas que les ayudan a tomar riesgos. Por ejemplo, cada estudiante tiene que seleccionar a un alto ejecutivo de una empresa que admiren y aprender todo lo que puedan sobre ellos. Luego utilizan toda esa información para localizarlo para una llamada o para una reunión. “Están aprendiendo que en el mundo real puede ser difícil llegar a la gente y tienes que improvisar y utilizar nuevas tácticas,” explica Cook. “Algunos tiene éxito y otros no, pero todos aprenden del proceso.”

Los estudiantes también tienen que escuchar algo que no entienden. “Un estudiante de Periodismo fue a una clase de Química,” dice Cook. “Otro escuchó un podcast de la Asociación Nacional del Rifle y otro vio la televisión coreana.”

En otro ejercicio los estudiantes sacaron un tema escrito en un papel de un sombrero y tuvieron 5 minutos para prepara una presentación que les posicionara como expertos del tema que les había tocado. “La idea es que a menudo no tienes tiempo para prepararte para algo y tienes que sonar como informado y confiado,” dice Cook. “Estas habilidades y experiencias de la vida real te ayudan a pensar sobre la marcha, a improvisar.”

Y en otro los estudiantes debían negociar algo. "A menudo están muy nerviosos por pedir algo, pero la gente te respeta al negociar,” afirma Cook. "Lo esperan y lo respetan, especialmente cuando estás defendiendo tus valores.”

El valor del miedo

Los ejercicios de Cook funcionan, afirma Cynthia Blondeel-Timmerman, una estudiante de Relaciones Públicas matriculada en la asignatura. “El miedo puede impedir que logres cosas increíbles,” dice. “Soy alguien que teme el fracaso, así que aprender sobre las diferentes formas de conquistar mis miedos fue muy esclarecedor.”

Las nuevas experiencias de Blondeel-Timmerman incluyen tomar clases de baile en barra, probar la barbacoa coreana, viajar a Nueva York por primera vez y cantar un solo en una coral. La excitación la impulsó a empezar a probar dos cosas nuevas por semana. “Lo que más me sorprendió fue cómo se abre la vida cuando estás dispuesto a salir de tu zona de confort,” explica. “Nunca sabes dónde conduce una puerta y solo lo podrás descubrir pasando por ella,” afirma.

Ian Hurley, estudiante graduado de Relaciones Públicas, dice que la clase le enseñó que es importante no ser nunca autocomplaciente. “Una vez te asientas y dejas de intentar y experimentar cosas nuevas, limitas tu capacidad de crecer y de pensar diferente,” dice. "Esto no es algo que la gente busque en el liderazgo y, a partir de esta clase, voy a reflexionar constantemente sobre cómo puedo seguir buscando nuevas experiencias para ir ampliando mi visión del mundo.”

También aprendió que no debería temer al fracaso. "Hasta cierto punto, todos en la clase han admitido no haber intentado algo, no haber hablado en una reunión o no haber intentado contactar a un ejecutivo de alto nivel por temor al fracaso y a ser rechazados o criticados por su incompetencia,” agregó. “A través de esta clase, hemos descubierto que limitarnos a nosotros mismos por el miedo es algo que puede empeorar mucho más el desarrollo de nuestra carrera que intentar algo encarecidamente y fracasar.”

Un proceso continuado

Llegar a ser valiente y creativo no es algo que ocurra repentinamente, dice Cook. “Se desarrolla poco a poco con el tiempo, haciendo cosas nuevas y probando cosas que no se han hecho antes,” agrega. “Cada pequeño paso te empuja fuera de tu zona de confort. He visto a estudiantes hacer cosas que nunca pensaron que podrían hacer. Están nerviosos pero lo hacen porque es la tarea asignada en clase. La próxima vez será más fácil. El objetivo es convertirlos en unos líderes más creativos y valientes.”

 

* Vozza, Stephanie. “The one thing you need to do to become more creative”. Fast Company, 24/04/2017 (Artículo consultado online el 27/04/2017).

Acceso noticia: https://www.fastcompany.com/40409481/the-one-thing-you-need-to-do-to-become-more-creative

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.