La tendencia a trabajar de proyecto en proyecto, clave de la Gig Economy, va en aumento. Es necesario conocer en qué consiste exactamente, así como las ventajas e inconvenientes que presenta para empresas y profesionales. Gig Economy es un término económico, relativamente nuevo, utilizado para denominar la situación laboral actual. Fue acuñado por la periodista norteamericana Tina Brown, y hace referencia a los trabajos esporádicos o puntuales.

Gig Economy se podría traducir como "economía de los pequeños encargos", es decir, es la economía o sueldo que se percibe por la realización de trabajos de duración determinada. En otras palabras, se refiere a un mercado de trabajo caracterizado por el predominio de los contratos de corta duración, en detrimento de los contratos indefinidos y duraderos, de manera que se va "saltando" de proyecto en proyecto o de empresa en empresa.

Los trabajadores que se ven envueltos por esta tendencia, que se denominan a sí mismos trabajadores autónomos, ponen al servicio de las empresas sus conocimientos y disponibilidad durante un tiempo estipulado. A cambio perciben un sueldo, pero un porcentaje de ese salario se lo tienen que entregar a la empresa mediadora (en su mayoría, startups) y así de forma sucesiva.

Esto quiere decir que estos trabajadores ingresan menos dinero del total recibido. Es importante tener esto en cuenta a la hora de organizar las finanzas de cada uno, ya que lo que se recibe no son ingresos totales y no se puede contar con todo ello. Es importante apoyarse en herramientas que nos ayuden a controlar estas cuentas, como la app de Fintonic, que funciona como un asesor financiero personalizado, coordinando todas las cuentas del banco e informándote de los ingresos reales que recibes cada mes, así como los gastos fijos y variables.

El concepto de Gig Economy, etimológicamente, viene de "hacer trabajos de un solo día". La palabra 'gig', en el terreno del jazz, se usaba como sinónimo de compromiso, ya que se contrataba a músicos para actuaciones puntuales o momentáneas. De este término se llega al concepto de "gigging", que significa 'hacer bolos', es decir, trabajos de un sólo día.

Por qué surge la tendencia Gig Economy

La tendencia Gig Economy es fruto, en parte, de la crisis económica que vivimos en España, pero los contratos temporales o a corto plazo también son consecuencia de la digitalización de las empresas.

La era digital ha entrado con fuerza y se ha hecho notar en los tipos de contratos. Con la llegada de las nuevas tecnologías, algunos de los trabajos se han reemplazado por máquinas, y las empresas ya no necesitan tener una amplia plantilla de trabajadores, por lo que se han reducido los contratos fijos.

En el momento en que necesitan mano de obra, seleccionan a los mejores trabajadores para realizar proyectos específicos y puntuales. De esta forma, se aseguran un resultado eficiente y sólo pagarán por el proyecto contratado.

A su vez, ha surgido la modalidad del teletrabajo: la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar. Esto se suma a la proliferación de nuevos profesionales con habilidades en diversos campos. Estas tendencias han contribuido a la disminución de los puestos de trabajo, ya que una misma persona puede realizar varios trabajos a la vez y dedicando menos tiempo.

La tecnología, en su conjunto, ha dado lugar a la aparición de nuevos modelos de trabajo y, con ello, a la multiplicación de las empresas mediadoras. Este tipo de compañías buscan sus propios beneficios a través de las relaciones transaccionales de otras personas y, para ello, crean el escenario más idóneo para que se puedan generar estas relaciones.

Las presiones financieras también son responsables de la aparición del Gig Economy. Las empresas se ven obligadas a reducir su plantilla de trabajadores por falta de capacidad económica. Sin embargo, la generación millenial es la clave para la rentabilidad de estas empresas. Son jóvenes que buscan hacerse un hueco en el mercado laboral y aumentar su capacidad económica, por lo que se muestran abiertos a aceptar contratos por obra y servicio o contratos de tiempo determinado.

¿Cómo ahorra la empresa en costes?

Ya hemos comentado que el Gig Economy se caracteriza por la creación de contratos temporales y puntuales, trabajadores para la realización de proyectos específicos y con los que, una vez finalizados éstos, se termina la relación laboral.

Pero, ¿qué ocurre con las vacaciones de estos profesionales? Al igual que los trabajadores autónomos, las vacaciones se las organizan ellos mismos. Sus días libres corresponden a las fechas en las que no tienen trabajo, por lo que si descansan, no cobran.

En cuanto a los subsidios por enfermedad, los trabajadores autónomos se tienen que pagar ellos mismos este derecho y deben cotizar. Las empresas que les contratan de forma temporal no incluyen este derecho: si se ponen enfermos, no cobran durante ese tiempo de actividad.

Por otro lado, este tipo de contratos no incluyen protección contra los despidos, es decir, no se indemniza a los trabajadores autónomos que han sido despedidos. Por último, es importante señalar que no es obligatorio que estos profesionales reciban el salario mínimo interprofesional.

Las ventajas de la Gig Economy

Los defensores de este tipo de economía afirman que los trabajadores con contratos temporales se benefician de poseer un horario flexible. Tienen un mayor control sobre el tiempo que pueden dedicar al trabajo.

Por lo general, se les contrata para proyectos específicos y se les da una fecha máxima de finalización. A partir de ahí, se pueden organizar el tiempo según sus necesidades. Este tipo de trabajadores pueden estar en proyectos para distintas startups a la vez, por lo que disponen de una mayor capacidad para compatibilizar su vida personal con la laboral.

Las empresas también se benefician de la Gig Economy, ya que únicamente invierten dinero cuando lo necesitan, y no tienen que gastar en personal nada más que cuando tienen demandas puntuales.

Ejemplos de empresas en la tendencia Gig Economy

Uber es una de las empresas más conocidas que ha implantado este método. Se trata de una compañía que opera en el sector del transporte de viajeros. A pesar de ello, no dispone de vehículos ni de contratos con conductores ni con clientes. Uber ha creado una aplicación cuyo objetivo es poner en contacto a los conductores y los viajeros sin ofrecer ningún tipo de recurso. Entonces, ¿cómo gana dinero? En primer lugar, se lleva un porcentaje de la operación realizada entre conductor y viajero. Es la empresa mediadora. Por otro lado, ahorra en gastos, ya que los recursos o materiales de trabajo corren por cuenta de sus clientes.

Otro ejemplo lo encontramos en las redes sociales de Facebook y Twitter. Son empresas encargadas de poner en contacto a empresas y consumidores sin que ellas tengan que producir contenido. Facebook y Twitter ponen el espacio para la promoción de sus proveedores. En el momento en que estas entidades establecen una relación con los usuarios, los costes corren por su cuenta. Estas empresas ganan beneficios porque han ayudado a que se establezca dicha relación comercial, se llevan un porcentaje de las transacciones realizadas.

Para relacionar estos ejemplos con los contratos temporales, Uber, Facebook y Twitter "contratan" a estas startups o trabajadores que se promocionan en sus sitios web durante un tiempo determinado. La relación laboral acaba cuando los trabajadores han conseguido establecer relaciones con sus clientes. Los beneficios que reciben estas startups/trabajadores de las transacciones se consideran como su sueldo por los trabajos ofrecidos.

En resumen, el Gig Economy es una tendencia al alza en el mundo laboral. Ha sido bien acogida por las empresas principales y mediadores, gracias a los buenos resultados obtenidos y al ahorro en costes. Estas entidades perciben beneficios que podríamos denominar netos ya que no tienen que invertir en demasiados recursos y se liberan de los gastos fijos.

Por su parte, los trabajadores disponen de más posibilidades de encontrar trabajo, participar en más proyectos y tener una experiencia mayor, en contrapartida, carecen de estabilidad laboral, por lo que es importante ser conscientes en todo momento de lo que disponemos o gastamos y herramientas, como Fintonic, pueden ser muy útiles de cara a esta gestión.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.