"¿Cuántos recursos nos quedan?". Ellen MacArthur lanza al aire la pregunta incómoda. Al fin y al cabo ella viene de un mundo del todo ajeno a la economía. En 2005 y con 29 años, hizo historia fulminando el récord de navegación a vela alrededor del planeta... "Y en esa aventura aprendí una lección esencial: todo tiene un límite. Tuve que apurar al máximo las provisiones, y al regresar comprendí que el bote era la metáfora del planeta, y que no podemos seguir viviendo como si los recursos fueran infinitos".

La ex campeona de los mares emprendió una nueva odisea, esta vez en tierra firme: el impulso a toda vela de la economía circular. Decidió crear la fundación que lleva su nombre y embarcar a 100 empresas en la singladura. Su último empeño es hacer lo propio con las ciudades, y con esa misión estuvo en la Smart City World Expo de Barcelona, que dio cabida esta semana a la primera cumbre europea de economía circular.

"El modelo de economía lineal no nos sirve en este mundo de presiones ambientales y sociales sin precedentes", advierte MacArthur. "La ecuación con la que hemos funcionado en el siglo XX tiene que dejar paso a otro modelo. Tenemos que cambiar de sistema operativo y asomarnos a mundo con otras lentes".

La economía circular, advierte, va mucho más allá del reciclaje. "Hablamos de un rediseño de los productos para facilitar el reaprovechamiento de los materiales y el desensamblaje; de cerrar flujos para evitar fugas de materiales y crear valor en sectores como la construcción, la alimentación, el textil o el electrónico. Y estamos hablando de crear empleo en una economía regenerativa desde lo local".

Y es ahí donde encaja el papel de la ciudades, donde se concentra ya más de la mitad de la población mundial y donde se consumen el 75% de los recursos naturales y se liberan del 60 al 80% de la emisiones. Ellen MacArthur acaba de ejercer como madrina del Circular Cities Network, donde ciudades como Londres, Nueva York, Copenahague, Phoenix o Río de Janeiro han empezado a compartir sus incipientes experiencias en economía circular.

La tendencia la abanderan ya capitales como Ámsterdam, Helsinki, Milán o Peterborough. "Las ciudades serán los motores de la transición hacia la economía circular", vaticina MacArthur. "Mano a mano con la economía digital, y gracias a herramientas como el internet de las cosas, tenemos por fin la oportunidad de acelerar ese cambio sistémico".

MacArthur estima que Barcelona está "muy bien posicionada" por su tradición como centro industrial y como referencia obligada en el campo del diseño y la innovación. Otras ciudades (empezando por la vecina Manresa y proyecto de simbiosis industrial) están haciendo méritos en la confluencia del concepto de smart city y del nuevo modelo económico.

"El futuro va claramente por ahí", asegura Ugo Valenti, director de la Smart City Expo. "No podemos quedarnos sólo en la tecnología. La ciudad inteligente tiene que incorporar a todos los agentes, empezando por los ciudadanos, y avanzar hacia un modelo sostenible. La economía circular es la pieza que faltaba para cambiar la dinámica de las ciudades".

Veronica Kuchinow, comisaria de la Circular Economy European Summit, abrió brecha hace dos años en nuestras tierras con Simbiosy, pionera del concepto de simbiosis industrial. "La producción se ha alejado tradicionalmente de las ciudades, pero gracias a la tecnología podemos volver a acercar los polígonos industriales a los núcleos urbanos", asegura. "Y no sólo eso, sino que seremos capaces de crear ecosistemas industriales en los que los recursos se comparten y reaprovechan".

"Las ciudades han sido en las últimas décadas auténticos sumideros", dice Ignasi Cubiñá, bioquímico y emprendedor circular con Eco Intelligente Growth. "Aún estamos por debajo del 30% en la recuperación de residuos y desechamos muchos recursos. Pero el punto de inflexión está cerca. Todo empezó con un puñado de empresas y ahora se están sumando las administraciones. Estaremos muy pronto inundados de modelos circulares".


Estrategias locales en marcha

PARÍS
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha impulsado el 'Papel Blanco' de la economía circular. La vicealcaldesa Antoinette Guhl estuvo en el Smart City de Barcelona para explicar las siete estrategias básicas y las 65 iniciativas del informe, que aspira a revitalizar la economía regional.

ÁMSTERDAM
La 'start up' Circle Economy ha escaneado los sistemas de la ciudad (energía, agua, alimentación, residuos, transporte) y ha recomendado una estrategia para generar más de 230 millones de euros de valor añadido.

PETERBOROUGH
Esta ciudad de 180.000 habitantes al norte de Londres ha decidido incorporar la circularidad a su ADN y aspira a funcionar como un auténtico ecosistema.

MILÁN
Bajo los auspicios del chef Massimo Bottura y de la organización Recup se puso en marcha el proyecto municipal que ha inspirado una ley nacional que pretende recuperar un millón de toneladas de alimentos al año en Italia.

MANRESA
El proyecto 'Simbiosis Industrial' fue presentado en el Smart City como ejemplo autóctono de las posibilidades de la economía circular a escala local así como en ciudades con tejido industrial.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.