Digitalización, externalizaciones y preferencias generacionales pintan un futuro ‘freelance’ para los ‘millennials’. Los jóvenes prefieren estar en una empresa en la medida en que sienten que aportan y aprenden. Saben que si no encuentran empleo aquí pueden ir a otra parte del mundo. El espíritu nómada no es una exclusiva suya, pero los millennials lo llevan en su ADN.

Resulta curioso ver cada mes –cuando aparecen las estadísticas del mercado laboral– las críticas que se hacen en general por la poca importancia que tienen los contratos indefinidos y luego escuchar a personas que se dedican a la captación de talento. Algo no cuadra. Veamos algunos ejemplos. “A nivel global, en el año 2020, el trabajador fijo con un puesto para toda la vida representará un porcentaje menor de la masa laboral. En las entrevistas que realizamos para perfiles digitales comprobamos como los mil­lennials muy a menudo no quieren oír hablar de un puesto de trabajo fijo, quieren una dedicación limitada para combinar con otras actividades y trabajos que forman parte de su vida personal. Por eso, el grupo de trabajadores que más está creciendo es el de los freelances”, afirma Sylvia Taudien, CEO y fundadora de Advantage Consultores & Indigital Advantage.

Abundando en esta apreciación, un reciente informe de Adecco, El futuro del trabajo en España, se dice que, hasta ahora, las relaciones ­laborales se basan en la formali­zación de un contrato de trabajo, pero que en el futuro, “las rela­ciones laborales también ampliarán su espectro como ya se está empezando a notar en fórmulas tales como el outsourcing de funciones, el trabajo autónomo y por proyectos, freelances para microproyectos desde la nube o el crowdsourcing y otros formatos de innovación abierta...”.

El profesor Simon Dolan, que dirige la cátedra The Future of Work Chair en Esade, se muestra tajante al respecto y asegura que “vamos a entrar en la era del pluriempleo mutante: constantemente dejaremos trabajos y nos incorporaremos a nuevos puestos; tendremos un portafolio laboral para no depender de una sola empresa, y habrá incertidumbre. El trabajo del futuro estará mar­cado por la digitalización, la globalización y la virtualización. El teletrabajo es imparable...”.

Pero no sólo es eso. Va un paso más allá y afirma que “el paradigma básico es que pasamos de la eficiencia a la eficacia. La eficiencia se logrará con robots a corto plazo. En cuanto a la eficacia se estima que en el año 2040 la inteligencia artificial llegará al mismo nivel de los humanos y vamos a empezar a competir con máquinas”. Tras mostrarse positivo a pesar de todo, porque “crearemos empleos que hoy ni siquiera podemos imaginar”, afirma que “en el mundo de mañana no hará falta salir de casa para buscar trabajo, habrá que crear trabajo”. Este es el panorama, que le hace concluir “se está acabando la época del trabajo por cuenta ajena”.

Son momentos complicados, de cambio constante, para gestionar las plantillas. Para Jeroen Merchiers, responsable de Airbnb para el sur de Europa y Rusia, “las empresas tecnológicas tienen una forma de hacer las cosas que conecta más con los millennials”. Y advierte a las empresas tradicionales que “si no cambian su cultura lo tienen crudo. El primer problema está en sus directivos. Hoy se necesitan líderes, no jefes; gente con más imaginación que mando”. Apunta que los jóvenes “estarán en una empresa en la medida en que sientan que aprenden y aportan. Si no, se irán. Saben que si no encuentran empleo aquí pueden ir a otra parte del mundo. El espíritu nómada no es una exclusiva suya, pero los millennials lo llevan en su ADN”.

Tampoco se puede perder de vista que, según un estudio realizado por la consultora Deloitte sobre los millennials, estima que en 2025 éstos representarán el 75 % de la fuerza laboral del mundo. Eso, por supuesto genera un problema adicional: el de la convivencia. Según Sylvia Taudien, “en la actualidad nos encontramos en una fase en la que las cuatro generaciones cohabitan en el entorno laboral y donde la clave reside en el sharing. Hay que compartir conocimientos y maneras de hacer y se debe realizar de forma transversal. Es decir, de los baby boomers a los millennials y viceversa”.

Joana Sánchez, presidenta de Inesdi, Digital Business School, insiste en el sistema de organización del trabajo. “El sistema basado en el empleo por cuenta ajena va a cambiar. Hoy estamos viviendo ya un problema serio de encaje de profesiones. En Inesdi, nos viene gente que ha acabado carreras universitarias pero no está preparada para el mercado, debe prepararse en disciplinas digitales...”. Y prosigue. “No hay talento digital suficiente. El millennial se centra en el trabajo que le satisface. Estamos rodeados de problemas. Por ejemplo, no se enseña a la gente a recuperarse después de un fracaso. Y quien no acepta el fracaso, se hunde. También hay muchos millennials con excelente preparación universitaria que no encuentran su sitio en el mercado. No les han enseñado a buscarse la vida. Nosotros les enseñamos, sobre todo, a no tener miedo”. Taudien añade que “es fácil enseñar marketing , pero muy difícil enseñar a moverse en el mercado”.

Todos aseguran que las nuevas generaciones manejan valores diferentes. Merchiers, por ejemplo, dice que “en Airbnb todo el mundo tiene participación. Hace 8 años eramos 3 personas y ahora somos 2.500. Por cada puesto que se crea recibimos 200 candidatos potenciales. En la selección está la clave... y luego la comunicación. No queremos a gente que quiera estar con nosotros sólo por dinero. Cada vez son más los que entienden que el éxito no se mide sólo en dinero...”.

Este es el panorama. Un cambiazo. Seguro que todo va a ir por este camino, pero admitiendo las enormes diferencias generacionales, me cuesta ver cómo los millennials que no tengan un colchón familiar que les permita obviar el ganar un dinero inmediato no vayan a tener que ceder en su planteamiento, aunque sea en parte...


Barcelona y los recursos humanos

Jóvenes, muy jóvenes y emprendedores en un mercado global serán algunos de los protagonistas del 3rd International HR Conference Barcelona que tendrá lugar en el Palau de la Música el próximo 7 de octubre, organizado por Advantage Consultores, que contará, entre otros, con los CEO más jóvenes de España (Pangea) y Europa (Kidscode).


Las claves para la convivencia intergeneracional

Para Gary P. Cormier, director de HR Consulting de la Universidad de Harvard, “los lugares de trabajo cada vez cuentan con un mayor número de empleados de distintas generaciones. Una de las cosas que van a tener que aprender a hacer los departamentos de recursos humanos es adaptar la manera que tienen de dirigirse a los empleados en función de la generación de la que provengan. Por ejemplo, lo que es importante para una generación no lo es para otra”. Y recuerda: “Cuando empecé a trabajar, vivíamos para el trabajo, ahora las nuevas generaciones piensan en trabajar para vivir. La forma en la que emplean la tecnología es muy diferente. Incluso aquí, en la Universidad de Harvard, las generaciones más jóvenes pasan más tiempo en las redes sociales que usando
el correo electrónico o la nube. Por lo que hay un cambio tecnológico muy grande, al igual que hay un cambio en la manera de llegar a ellos. Además,
quieren buscar un mayor feedback sobre su progreso en el trabajo o que éste sea más equilibrado”.

Por último, advierte que “en el mundo nacen 361.000 bebés cada día, y en el año 2020 el 85% de la fuerza laboral estará formada por millennials, por la
generación X y por la generación Z. Esto afectará al papel que tendrá recursos humanos en el futuro. Es muy probable que recursos humanos tenga que
transformarse para tener una función dónde el lugar de trabajo sea más una experiencia emocional y aspiracional”.


Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.