Entrevista de 'La Contra' de La Vanguardia a Sir Christopher Pissarides, premio Nobel de Economía por su estudio del desempleo: "Ajustar cada salario al coste de la vida real en el territorio favorece a todos y si Barcelona es más cara debe tenerlo más alto que otras ciudades."

Los mejores investigadores son jóvenes, pero los más sabios, viejos. Nací en Chipre, pero también soy británico y hago campaña por la UE. España necesita apoyar a sus pymes, contrato único y salario mínimo territorializado: si Barcelona es más cara, debe tenerlo mayor. He sido jurado del Premi Jaume I

Por qué España es uno de los grandes líderes en paro?

España tiene sus problemas y además el de otros países del euro, que al no tener moneda propia no pueden aplicar sus estímulos monetarios ni fiscales cuando los necesitan.

Ya nos gustaría.

Pero el señor Schäuble y los satélites de Alemania que mandan en el euro se lo impiden.

¿Por qué no se piensa también en los países con paro desbocado en Berlín y Bruselas?

Porque la eurozona sufre un déficit democrático y Alemania impone su criterio, pese a que cuando ella los necesitaba sí hizo aplicar es-tímulos. El modelo actual de austeridad es bueno para Alemania, pero sólo para Alemania.

¿Qué haría usted si Berlín lo permitiera?

Aprovechar que no hay inflación para lanzar en toda la UE una expansión monetaria y estímulos fiscales que impulsaran el crecimiento.

La curva de Phillips aconseja tolerar incluso cierta inflación para reducir el paro.

La idea de la curva es que se deben aplicar es-tímulos monetarios y fiscales hasta que la inflación repunte, y, desde ese momento, para poder reducir aún más el desempleo, hay que seguir ya sólo con reformas estructurales.

A Gran Bretaña con la libra le ha ido mejor.

Cameron se pasó rebajando impuestos, pero hemos salido de la recesión antes que ustedes.

Cualquiera convence ahora a los británicos de que la UE es prosperidad.

Yo hago campaña por seguir en la UE, porque los del B r creen que al día siguiente decidiremos todo, y es al revés: tendríamos que negociarlo todo con la UE y desde fuera de la UE.

O renunciar al mayor mercado del mundo.

Y además deberíamos renegociar tratados con países como Japón o China, ya que las ventajas que tenemos son como parte de la UE y será difícil volver a negociar como un solo país.

¿Por qué la inmigración les obsesiona?

Porque el instinto tribal se impone al razonamiento, pero la inmigración nos beneficia mucho, porque mantiene los costes laborales de las tareas peor pagadas muy bajos: esos trabajos de rumanos o búlgaros que nadie quiere hacer.

¿No hay británicos compitiendo con ellos?

Sólo son el 10%, por eso me parece irracional que buena parte del 90% restante quiera votar por el Brexit contra sus propios intereses.

¿Descarta usted la salida de la UE?

No, y si los británicos nos vamos y sólo quieren entrar países como Albania, será una desbandada: Suecia, Dinamarca, Finlandia... se irán.

¿Qué falla en el mercado laboral español?

Un marco laboral debe ser sencillo, transparente, estable, predecible, y el español no lo es. Debe dar facilidades y no convertir la creación de empleo en un laberinto cambiante de normas.

¿Qué sectores crearán más empleo?

Hemos de dar incentivos a las nuevas empresas: primero que paguen lo mínimo o nada, porque cuando crezcan ya pagarán impuestos y cuotas, pero no los asfixiemos al nacer.

¿Son las grandes las que dan más trabajo?

Eso ha cambiado con la digitalización: los nuevos empleos del sector servicios van a ser creados por empresas pequeñas y hay que cuidarlas, porque sin ellas no habrá nuevos empleos.

¿Qué error laboral es sólo español?

En España la dualidad de los contratos o temporales o indefinidos hace que, cuando la economía flojea, el paro se dispare. Es urgente que ustedes instauren un contrato único.

Para muchos sería perder derechos.

¿Por qué? Hay mecanismos para aprovechar toda la capacidad de crear riqueza de los mercados y las empresas sin dejar de proteger, formar e incentivar a todos los trabajadores.

Y los mejores países son los que lo logran.

Mire el modelo danés de flexisecurity: la empresa despide cuando lo necesita y el Estado garantiza el reciclaje laboral y hay readmisión.

¿Usted se cree la cifra de paro español?

Al hablar de paro no se quede con el titular de la gran cifra, fíjese en el detalle y verá lo crucial que es distinguir en qué países los parados se reciclan y vuelven renovados al mercado laboral y cuáles se estancan en el paro sin aprender.

¿Cómo proteger al empleado sin dañar la competitividad de la empresa?

Con contratos bien diseñados, salario mínimo, y, sobre todo, impuestos para una sanidad, educación y pensiones eficientes y redistributivas.

¿El salario mínimo debería ser más alto en Barcelona que en ciudades menos caras?

Ajustar cada salario al coste de la vida real en el territorio favorece a todos y si Barcelona es más cara debe tenerlo más alto que otras ciudades.

Las regiones pobres se quejarían.

Al contrario, el salario mínimo regionalizado es bueno para ellas, porque, al tener el suyo más bajo, atraen inversiones. Un solo salario mínimo para toda España no es bueno para nadie.

El Banco de España sigue pidiendo más reformas laborales y abaratar el despido.

España ya ha hecho reformas necesarias y debería adoptar el contrato único, clarificar su mercado laboral y mejorar su formación profesional. Debe lograr que sus trabajadores en paro se reciclen y vuelvan a emplearse. Es crucial.

¿La digitalización crea o liquida empleos?

No hay alternativa a adaptarnos a la innovación y podemos lograr que cree empleo de calidad con una buena regulación laboral e impuestos. Pero en EE.UU. la digitalización ha dañado a muchos y ha beneficiado a cuatro billonarios.

¿Pondría tope a los salarios más altos?

Sólo les pondría impuestos más altos.



Juntos con matices

Pissarides, como la mayoría de los economistas británicos, cree que su país debe seguir en la UE; pero eso no le impide criticar la camisa de fuerza que el nuevo poder alemán ha impuesto al resto de la eurozona. La hegemonía industrial, financiera y comercial de Berlín lo ha convertido en líder político de la UE, pero debería obligarle también a ser flexible y generoso con los demás, como los demás fueron con Alemania cuando tuvo sus propios problemas. Si la UE no recupera su capacidad de generar y repartir riqueza y libertades, advierte el Nobel, la fricción de la desigualdad colapsará sus mecanismos y el populismo la destruirá haciéndonos retroceder al viejo equilibrio del terror entre bloques.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.