El Grupo Belron elige una app de la 'start-up' Atta para motivar a sus trabajadores mediante juegos que estimulan el trabajo en equipo. La gamificación permite convertir los retos de la empresa en juegos y aprovechar el talento de sus trabajadores.

Jugar con compañeros con objetivos inesperados que generan compromiso. Es la fórmula de la start-up barcelonesa Atta en la que se ha fijado el Grupo Belron para motivar a sus empleados en todo el mundo. Atta, una de las cinco seleccionadas en el programa Drive with Belron –dotado con 200.000 libras esterlinas, tiene una app para motivar a empleados que funciona con técnicas de juegos, de gamificación y al mismo tiempo con el trabajo en equipo.

Mercè Mulet, CEO y cofundadora de Atta asegura que a diferencia de otras herramientas de gamificación que existen en el mercado basadas en premios, en la motivación extrínseca, Atta trabaja con la motivación intrínseca, la que busca que los trabajadores aporten lo que quieran “porque se sienten felices haciendo lo que hacen”.

 Insiste en que otras herramientas de gamificación motivan a las personas con peticiones individuales que les permiten conseguir medallas o puntos, “un sistema –dice- que está comprobado científicamente que “no es sostenible, funciona al principio pero después, cuando ya se tienes premios acumulados la gente deja de tener interés”.

“Cualquier reto que la empresa tenga se puede convertir en un juego. El juego consistirá en misiones encadenadas, los equipos tendrán que ir resolviendo las misiones con la app colaborando de manera online. Funciona como grupo de whatsapp donde está ese equipo colaborando y si alguien participa poco el sistema le invita a ser más activo”, explica. “Trabajando juntos –añade- el equipo produce más y logra mejores resultados que cuando las mismas personas actúan de manera independiente”.

La app –afirma la CEO- con cartas de la suerte, de estrategia sirve para motivar a las personas y para aprovechar su talento: Quienes mejor que los trabajadores, que viven cada día esos procesos, para dar las ideas innovadoras aunque sean locas al principio. En el juego se irá trabajando, refinando, para que esas ideas locas del principio, se conviertan al final en una idea aplicable”.

Fundada hace tres años y medio por Mercé Mulet y Oscar Ruiz, Atta es una de las empresas que participan en la tercera edición del plan Embarca del Tecnocampus de Mataró. Su trabajo con Belron dura inicialmente doce semanas. “Belron, además de invertir en la empresa, en la start-up lo que nos proponen a diferencia de otras aceleradoras es ser nuestros clientes”, afirma Mercé Mulet., que hace unos días visitó junto a su socio las instalaciones de Belron en Canadá.

Belron cuenta con Atta para mejorar la estrategia de atención al cliente en las llamadas telefónicas. “Vamos a poner equipos pluridisciplinares, de todos los departamentos, de diferentes regiones del país a trabajar para que ellos propongan a través del juego y extraer información y conocimiento para innovar y mejorar la experiencia del usuario. En el juego les vamos a hacer pasar por una serie de dinámicas actividades, reflexiones de los que al final se extraerán ideas para mejorar”, explica Mercè Mulet.

El grupo Belron, al que pertenece Carglass, es líder mundial en reparación y sustitución de cristalería del automóvil, además de ser especialista en el sector que ofrece servicios a nivel internacional con presencia en 34 países en los cinco continentes y con 25.600 empleos.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.