Las firmas que triunfan han ensamblado departamentos que encuentran puntos de intersección. Un factor clave para componer equipos de alto rendimiento es que ya hayan trabajado juntos previamente. Según los investigadores, trabajar con los demás es aprender cómo funcionan, además de desarrollar normas tácitas sobre la forma de operar.

 

Existe consenso en el entorno empresarial acerca de que la creatividad y la innovación constituyen la esencia de los negocios de éxito. Inventar un nuevo producto, un modelo de negocio diferente o un proceso que añada valor es lo que consigue que las firmas triunfen. Pero una cosa es tener esa convicción y otra encontrar las claves que permitan que la inventiva haga acto de aparición.

Los investigadores Mathijs de Vaan y David Stark, de la Universidad de Columbia; y Balazs Vedres, de la Universidad de Europa Central, han estudiado en Game changer: the topology of creativity, los elementos decisivos de la innovación. Desde su perspectiva, hay dos aspectos que son hoy cruciales y que no se daban en el pasado. El primero de ellos alude a la naturaleza del conocimiento, que ya no es producto del genio individual, sino de la interrelación. Al igual que en el deporte o en la ciencia, no sólo se ha de contar con personas individualmente brillantes, sino que se necesita una tarea de ensamblaje que permita que jueguen como un equipo.

El segundo tiene que ver con un asunto espinoso, la innovación, porque llegar antes que los demás no asegura la relevancia. Muchos de los inventos recientes no han sido aprovechados por sus creadores, sino por una segunda serie de jugadores que, partiendo de los descubrimientos realizados previamente, lograron implantarlos y rentabilizarlos.Cómo aliar la novedad con la aceptación es otro componente esencial de la creatividad.

Trabajo conjunto

Uno de los factores esenciales a la hora de componer equipos de trabajo que ofrezcan alto rendimiento, según los investigadores, es el hecho de que hayan trabajado juntos en proyectos anteriores. En estos estratos de las empresas ocurre igual que con los jugadores de fútbol: al adquirir automatismos colectivos y al conocer las preferencias, fortalezas y debilidades de sus compañeros logran optimizan su rendimiento. Cuando construyen esquemas de interpretación adecuados y casi automáticos, la adaptación comienza a dar frutos reales.

Trabajar con los demás es aprender cómo funcionan, además de desarrollar normas tácitas sobre la forma de operar. El conocimiento compartido de funciones y códigos es lo que cohesiona un sentido de comunidad, porque los equipos distan mucho de ser la suma de individuos.

En la medida en que estas conexiones están construidas gracias a experiencias anteriores –con estos mismos colaboradores o con otros–, el éxito comienza a ser posible. Según el estudio, el pasado es un valor a tener en cuenta.

El segundo factor que los investigadores señalan como crucial lo es aún más en la medida en que suele ignorarse. Una idea innovadora es siempre el resultado de la recombinación de elementos que han de ser necesariamente diversos. Y siempre que su diferencia es grande, el éxito puede ser mayor: los equipos que tienen más probabilidades de alcanzar grandes resultados no son los más afines, sino que aquellos que se hallan cognitivamente distantes pero que saben encontrar puntos de intersección.

No se trata de que exista una coincidencia de fondo en los puntos de vista, sino, más al contrario, de que exista una tensión productiva fruto de esa distancia de partida, pero que permita puntos de encuentro fructíferos.

Esa lejanía en las formas de pensar, en las de desarrollar el trabajo diario o en los objetivos que se buscan puede ser un gran problema –como cuando una familia se junta para una boda o para una cena de Nochebuena y aparecen los reproches– pero, en el mundo de la innovación, esas divergencias suelen ser muy productivas.


Comunicación

La incomprensión en la comunicación puede ser un valor en el mundo de la innovación, aseguran los investigadores. Parece difícil de entender pero la razón es que no importa tanto que existan incomprensiones o roces siempre y cuando se construya un espacio de interacción viable, que tolere ciertos malentendidos y que dé lugar a nuevos acuerdos. Los lugares alejados desde los cuales parten los distintos grupos pueden convertirse en la auténtica clave del éxito innovador, ya que aportarán perspectivas y puntos de vista muy diferentes, opiniones en apariencia incompatibles, pero que acabarán ensamblándose y enriqueciendo el producto sise trabaja en el entorno adecuado.


Cómo potenciar el rendimiento

Para entender por qué hay personas que tienen puntos de vista muy distintos sobre su tarea pueden acabar funcionando excelentemente, hay que ser consciente de que las empresas actuales están estructuradas en grupos. Ya sea de manera formal o informal, por secciones, departamentos o por actividades afines, se suelen organizar colectivos de cuyas alianzas y enfrentamientos depende en gran medida el rendimiento real de la firma. Son grupo sinternamente homogéneos pero heterogéneos entre ellos, y manejar bien sus relaciones pasa a ser el factor fundamental para una buena gestión. Si las tensiones que se producen son generadoras en lugar de destructivas, esas diferencias de partida serán un valor clave y esencial para que la innovación real, la que genera rendimientos, aparezca en la empresa.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.