El empleo crecerá un 7% en la próxima década, según el Ministerio de Trabajo estadounidense, pero no en todos los sectores por igual. Los trabajadores más cualificados, de sectores como la ciencia, la tecnología, la ingeniería o las matemáticas, serán los que vivirán un momento laboral más favorable. Por otro lado, la auditoría será uno de los sectores más afectados.

 

No todo van a ser malas noticias en el ámbito laboral. Las predicciones recientes, que van desde los informes que señalan cómo se perderá un 47% de los empleos en las próximas décadas, ya que serán sustituidos por programas automatizados, robots o inteligencia artificial –siendo el más famoso de todos ellos el titulado The future of employment, realizado por los profesores de la Universidad de Oxford Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne–; hasta el estudio realizado por el Foro Económico Mundial –The future of jobs, hecho público en la último edición de Davos– que asegura que antes de 2020 se destruirán más de siete millones de puestos de trabajo, han hecho que los anuncios catastróficos constituyan nuestro new normal.

El futuro tiene mal aspecto, porque mostrará un sector laboral bifurcado, donde los trabajos de mayor valor añadido crecerán en demanda y retribución, donde los profesionales más cualificados, especialmente los del sector de las STEM –que engloba ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas– vivirán una nueva edad de oro; pero el resto, es decir, los que desempeñará la mayor parte de la población, serán menos solicitados, habrá una mayor competencia y tendrán un salario menor.

Sin embargo, las predicciones del Bureau of Labor Statistics del Ministerio de Trabajo estadounidense (United States Department of Labor) poseen un enfoque diferente. En su reciente Occupational Outlook Handbook, recoge que, en la próxima década, los empleos aumentarán un 7%. Aunque su diagnóstico quede limitado al ámbito norteamericano, puede tener valor para el resto de países occidentales, no sólo por la semejanza en las tendencias que operan en ellos, sino porque los sectores sobre los que alerta experimentará nuna mayor demanda en la mayoría de las naciones occidentalizadas, causada por factores demográficos, por la estructura social a la que nos dirigimos y por las necesidades de poblaciones cada vez más urbanas.

Sectores

El escenario previsto es el de grandes urbes, donde se concentrarán un número todavía mayor de personas que en el presente, y cuyos empleos se dividirán entre aquellos que ocupen los miembros de la clase creativa (profesionales de diversos sectores, como gestores y directivos, matemáticos, financieros, comerciales especializados y algunos periodistas, escritores o artistas), y los trabajadores del sector servicios.

En estas megaciudades, el sector estrella en el empleo será el de la salud, no sólo porque cada vez más puestos estarán destinados a generar bienestar a quien pueda pagarlo, sino porque el envejecimiento de la población hará necesaria más mano de obra en este sector. No es extraño, pues, que en el ranking de profesiones que más incrementarán su valor en la próxima década, figuren los relacionados con la asistencia sanitaria. La construcción, los servicios financieros y el sector de los negocios, servicios sociales, profesores son los grupos en los que más crecerá el empleo en esta década.

Profesiones más beneficiadas

Aun cuando la mayoría de las ofertas de empleo que se generen vengan causadas por la imperiosa necesidad de reemplazar a los trabajadores que se jubilan o que abandonan la ocupación, más que por la voluntad de cubrir puestos de trabajo de nueva creación, existen áreas, como señala el informe, que se verán especialmente muy beneficiadas.

Ocupaciones como las relacionadas con la preparación de comida (no rápida), la fisioterapia, los cuidados y la asistencia a domicilio, la enfermería, la conducción de ambulancias, estadística, la consejería financiera a particulares, el análisis de operaciones, la cartografía o la traducción verán cómo el número de trabajos demandados aumenta, así como sus salarios, que el informa estima que podrán crecer hasta un treinta por ciento.

También existirán otras ocupaciones cuyo crecimiento serámuy elevado debido a que en la actualidad cuentan con un número relativamente pequeño de trabajadores, como es el caso de los técnicos de servicio de turbinas eólicas o los buzos. Quizá no generen tantos puestos de trabajo, pero su auge beneficiará a quienes cuenten con las capacidades técnicas precisas para desempeñarlos.


SECTORES EN DECLIVE
Profesionales más perjudicados

Las grandes perdedoras en la próxima década serán una serie de ocupaciones que se desempeñan en sectores que se encuentran en declive, ya que los nuevos medios técnicos, los programas informáticos y lamecanización provocarán la sustitución de buena parte de ellos. Según el Occupational Outlook Handbook los profesionales que verán sus opciones de empleo reducirse notablemente serán contables y auditores, los relacionados con la comida rápida, los empleados del servicios postal, las secretarias y las administrativas, los granjeros o los programadores de computadoras. En un escenario en que los trabajos más burocráticos tenderán a ser reemplazados por nuevas formas de organización del trabajo, no es extraño que sean contables y auditores, una vez que se hayan sistematizado e informatizado sus actividades, los que vayan a sufrir especialmente los cambios.


Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.