Vales de comida, cheques guardería, transporte o seguro médico, son algunos de los métodos para retener el talento más allá del salario tradicional. Además la llamada retribución flexible está exenta en el IRPF y permite reducir el tramo de tributación.


¿Sabía que el pago en especie puede aumentar el sueldo medio en hasta 2.000 euros? Es decir, cerca de un 8% más. Y hablamos de sueldo neto. Limpio, descontando impuestos y sin impacto en la cotización a la Seguridad Social.

Con la crisis, las empresas se han visto obligadas a popularizar los planes de retribución flexible para retener, atraer y motivar al personal. En un momento en el que sus cuentas no les permiten subir sueldos para no incrementar costes, las compañías han encontrado en los conocidos vales de comida, cheques guardería, tarjeta transporte o seguro médico un sistema de remuneración que es bien recibido por el trabajador, y que económicamente compensa más que la mera subida de sueldo, sin que eleve demasiado sus gastos.

Antes de las turbulencias financieras, esta fórmula de remuneración «no era prioritaria para las compañías», reconoce Manuel Fernández, director de estrategia de Sodexo Beneficios e Incentivos, pero actualmente¿Cómo

Precisamente, por el cambio de ciclo económico y la crisis de los últimos años, el modelo está evolucionando. Al principio, lo que se estilaba eran los beneficios sociales, donde la empresa subvencionaba servicios como un comedor y/o guardería en las propias instalaciones, una línea regular de autobús que traslada al trabajador a la oficina... El ahorro para el trabajador es evidente y la compañía puede deducirse el coste de estos servicios. Aún hoy hay empresas que apuestan por este método, pero el que se impone con fuerza es la retribución flexible. «El empleado tiene la posibilidad de ganar más dinero, pudiendo elegir qué percibir como salario monetario y qué en estos productos o servicios, siendo mejor percibido y más ventajoso que una subida anual de convenio o de inflación», señala Sodexo.

¿Cómo funciona la retribución flexible?

La empresa ofrece distintos paquetes y el trabajador elige el que mejor se adapte a sus necesidades. El coste de esos servicios se incluye en la nómina y se descuenta de los ingresos. Hay un límite: el pago en especie no puede superar el 30% del salario bruto. Es decir, que si uno cobra 30.000 euros, sólo puede percibir 9.000 euros en concepto de retribución flexible.

Doble beneficio

¿Cómo repercuten estos pagos en el bolsillo? Una vez ingresados en nuestra nómina, éstos se descuentan del salario bruto. Esto significa que a la hora de hacer la declaración de la renta, la base imponible será menor, lo que puede provocar que también se reduzca el tramo por el que tributamos y, por ende, pagar menos impuestos. En paralelo, esos pagos están exentos fiscalmente. Por lo tanto el beneficio económico para el trabajador es doble. «Merece más la pena que te pongan una retribución flexible a que te suban el sueldo», asegura Fernández.

Veamos el ahorro con dos ejemplos. Una persona que cobra el salario medio, que según la estadística oficial del INE es de 26.500 euros brutos, de los que 7.900 son pago en especie (el 30% de su sueldo) podría ver incrementados sus emolumentos en hasta 2.000 euros, un 8% y percibir una disponibilidad neta de 15.000 euros (ver gráfico al final del texto). Por contra, aquel que no tiene retribución flexible y descontado esos gastos en comida, guardería, transporte y seguro que saldrían de su propio bolsillo tendría una retribución neta de casi 13.000 euros. En paralelo, la diferencia en la retención en el IRPF es de cinco puntos, del 15% al 10%.

Cuanto más gane uno, mayor es el poder adquisitivo. Así, en el caso de tener un sueldo de 60.000 euros, la cuantía de retribución flexible aumenta hasta los 18.000 euros. Suponiendo que agote el límite, su poder adquisitivo aumentaría un 11% y pasaría a disponer de 6.600 euros más que aquel que no percibe retribución flexible.

Tipos de pago en especie

El seguro médico y los vales de comida son los productos estrella, según una encuesta de Sodexo, pero el abanico es muy amplio y varía en función del perfil de la plantilla.

En el caso de disfrutar de los tickets restaurante, el máximo que uno puede percibir es de 1.980 euros anuales, repartidos en nueve euros diarios hasta un total de 220 días al año. En el bolsillo, podría suponer un mes de ahorro de comida.

La póliza de salud, por su parte, cubre a toda la familia, hasta un tope de 500 euros por persona al año. Este plan equivaldría un ahorro del coste del seguro de un mes y medio.

La tarjeta transporte está financiada hasta 136,36 euros mensuales (1.500 euros al año, en 11 meses) y supondría no pagarlo durante un par de meses.

En caso de necesitar guardería, no hay límite en el importe. Éste quedará fijado en función de los otros servicios solicitados. Hay que recordar que, como norma general, no se puede superar en un 30% el salario económico.

Ciertamente, según cómo se quieran hacer los números, el ahorro se puede ver de muchas formas y depende del tramo de IRPF del empleado.

A parte de estos básicos, las empresas también ofrecen otros servicios como la formación, renting de coches, seguros de vida y de ahorro, stock options...

Cómo elegir

Según la consultora QualityConta, a los que ganan menos de 30.000 euros se les suele ofrecer el servicio de restauración, guardería y transporte; a los que ganan hasta 75.000, se le incluye el renting del vehículo y seguro médico; y a los que superan los 100.000 euros, la vivienda. «Con la retribución flexible, la empresa hace un traje a medida para el trabajador con menores costes», apunta Javier Montero, socio fundador de QualityConta.

Retener el talento

«Nosotros no ofrecemos estos planes para reducir costes. De hecho, nos cuesta ofrecerlo, aunque sea una cuantía residual», afirma Delia Pérez, directora de Recursos Humanos de la empresa de márketing Grupo Antevenio. «Lo aplicamos, añade, como método para retener el talento. Incluso para atraerlo».

En este sentido, según el Barómetro Adeslas de Seguros de Salud 2015, el 80% de las empresas que ofrece seguro de asistencia sanitaria es percibido como un valor diferencial y con mayor potencial de atracción de talento.

Por su parte, el 75% de los trabajadores dice sentirse satisfecho con esta medidas y un 52% afirma que las solicitaría si su empresa se lo ofreciese, según una encuesta realizada por Sodexo.

«Nuestra plantilla está más satisfecha, siente que la compañía se preocupa por sus necesidades personales. Se genera un buen clima, un mayor compromiso», añade Ángeles González-Noriega, directora Financiera de la empresa de recursos humanos MOA BPI.

Productividad

Este es, precisamente, otro beneficio adicional al económico. Un intangible que se traduce en mayor eficiencia. Porque... un empleado contento, motivado es más productivo.

«Nuestra política de conciliación refuerza el compromiso de los empleados con la organización y genera un claro sentimiento de orgullo, pertenencia y fidelidad que, a su vez, se traduce en una tasa de rotación muy baja, en unos niveles de absentismo también muy bajos y en un nivel de productividad que nos sitúan en los primeros puestos del sector», afirma Rafael Arnedo, Subdirector General de Medios de Mutua Madrileña.

En el caso de la aseguradora, además de un amplio paquete de medidas de retribución flexible, ofrece fórmulas de conciliación de la vida laboral y familiar consistentes en flexibilidad horaria, permisos, ayudas a la maternidad, para la compra de los libros de texto de los hijos de los empleados, para el cuidado de mayores y descendientes con discapacidad y para formación, entre otras.

Iberdrola es otro ejemplo. La eléctrica sí ha podido poner números a las políticas de conciliación que lleva aplicando desde 2008. Según sus datos, los índices de accidentalidad y absentismo se han reducido en un 10%.

Ciertamente, la mayoría de las grandes empresas ofrece distintos planes, pero cada vez son más las pequeñas y medianas empresas que han descubierto en la retribución flexible el modo de retener y motivar a su personal.

Y aún quedan más medidas por llegar, como las relacionadas con el bienestar (deporte y vida saludable) o el hogar. Importado de Estados Unidos, lo próximo será una especie de cheque casa, es decir, atención domiciliaria por la que la empresa facilite personal para el cuidado de los mayores, hijos o del jardín, si lo tienes.


Salario emocional

La retribución flexible tiene también su punto de salario emocional para aquellos que no quieren ninguno de los planes ofrecidos. Días de vacaciones, plaza de garaje o marca personal, que tu empresa "te permita tener más visibilidad pública, en medios de comunicación, foros..., hasta ahora limitado a los portavoces y directivos", apunta Marta Díaz Barrera, experta en transformación del talento y socia-directora de Talentoscopio.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.