El desempleo cae por debajo de los 5 millones, favorecido por el descenso de la población activa, aunque está a niveles de mediados del 2011. Por otro lado, el empleo crece al 3,1% anual, mientras hay el doble de contratos temporales que fijos.

 

A grandes rasgos, la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año aportó ayer dos buenas noticias para un mercado laboral tan castigado como el español: el número de desempleados se redujo en casi 300.000 personas hasta caer por debajo de la barrera de los cinco millones –en concreto, 4.850.800– y la ocupación se elevó por encima de los 18 millones de personas trabajando, gracias a la creación de 182.200 puestos de trabajo más. Sin embargo, la reducción del paro, cuya tasa se situó en el 21,2% (22,4%, en el segundo trimestre del 2015), está relacionada en parte con una bajada importante de la población activa.

En Catalunya, el número de desempleados cayó a 659.600 personas (66.600 menos que en el segundo trimestre) y registró una tasa de paro del 17,5%, el porcentaje más bajo de los últimos cinco años. Entre julio y septiembre se crearon en Catalunya 35.800 nuevos puestos de trabajo y el número de activos bajó en 30.400.

En términos interanuales, el desempleo se redujo en España en casi 577.000 personas, un 10,6%. Se trata del mayor descenso de la serie histórica de la EPA (desde 1976). Mientras, el ritmo interanual de creación de empleo se situó en el 3,1% (en Catalunya se quedó en 1,17%).El incremento de puestos de trabajo con respecto al trimestre anterior es el más alto entre julio y septiembre desde antes de la crisis, en el 2006.

Las 18.048.700 personas ocupadas del tercer trimestre de este año no alcanzan el registro con el que se cerró el 2011. Cuando Mariano Rajoy llegó a la Moncloa, había 100.000 puestos de trabajo más que en la actualidad. Eso sí, ahora, a las puertas de unas nuevas elecciones generales, el volumendel paro es muy similar al del segundo trimestre del 2011 y ha venido cayendo desde que a principios del 2013 se alcanzó la cifra récord de casi 6,3 millones de desempleados.

En pleno verano las personas que tenían trabajo o lo estaban buscando cayó en 116.000 personas. En este periodo 121.500 mujeres abandonaron la población activa, y la tasa de actividad femenina cayó más de medio punto, hasta el 53,4%.En el último año, la población activa encogió en 32.200 personas, al tiempo que, recuerdan en el INE, las personas en edad de trabajar (16-64 años) bajaron en 144.200. Aunque Ángel Laborda, director de Coyuntura y Estadística de Funcas, admite que esta merma de la población activa supera las estimaciones de la mayoría de analistas, advierte de la volatilidad que este parámetro está experimentando en los últimos tiempos. En general, Laborda considera positivo los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística, aunque matiza que reflejan la paulatina ralentización de la economía en España. “En términos desestacionalizados, la ocupación aumentó un 0,6% con respecto al trimestre anterior, cuando entre abril y junio había sido de un punto”, dijo.

Otro factor llamativo en la radiografía del mercado laboral que ofrece la EPA es el repunte de la temporalidad. En el tercer trimestre, con el verano de por medio, el empleo temporal aumentó un 5,5% (+205.500), mientras que caen levemente los que tienen contrato indefinido (18.900). Si se compara con el tercer trimestre del 2014, el incremento de los contratos temporales (+357.700) duplica al de los indefinidos (+178.100). Los analistas de BBVA Research advirtieron que la tasa de temporalidad subió al 26,2% (desestacionalizado, también creció hasta el 25,5%; son tres puntos más que en el primer trimestre del 2013).

Además, en el último año, la ocupación creció en todos los sectores, pero en especial en la industria (91.800) y, sobre todo, en los servicios (casi 350.000). En comparación con el trimestre anterior, el peso de la creaciónde empleo recayó en los servicios (+210.200) y la industria (+13.100). Después de meses de crear puestos de trabajo en la construcción, fomentado por la obra pública, en el tercer trimestre la ocupación del ladrillo descendió en 10.300 empleos.

Otra de las sombras de esta estadística es la evolución del paro de larga duración. Aún hay más de 2,9 millones de personas que llevan más de un año buscado empleo, es decir, seis de cada diez desempleados. Hasta 2,1 millones están sin trabajo desde hace como mínimo dos años, aunque son 400.000 menos que doce meses atrás. La EPA recoge 84.000 hogares menos en los que todos sus miembros están en paro, pero la cifra sigue superando con creces el millón y medio de familias.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.