En nuestro país cuatro de cada diez no piensa continuar en la empresa en la que trabaja, es decir es una las principales preocupaciones laborales del 44% de los trabajadores españoles.

 

Un total de 13.600 trabajadores -800 españoles- han participado en la encuesta que han realizado Edenred e Ipsos en 14 países europeos para detectar su bienestar y motivación en empleo. En nuestro país cuatro de cada diez no piensa continuar en la empresa en la que trabaja, es decir es una las principales preocupaciones laborales del 44% de los trabajadores españoles. Sin embargo, este porcentaje ha descendido significamente con respecto al 54% del año pasado. Aumenta, no obstante, hasta el 25% la cantidad de empleados cuya principal preocupación es el tiempo dedicado al trabajo. Para el 31% restante, el nivel salarial es lo que más les inquieta.

Por otra parte, el 61% de los profesionales considera que su motivación laboral se mantiene estable; para el 30% disminuye (un 2% más que en 2014) y para el 9% aumenta (1% más que el pasado curso).

Optimismo laboral

Entre los datos más optimistas que se desprenden de este barómetro respecto al anterior ejercicio destaca que el 40% de los profesionales está satisfecho con su poder adquisitivo, alcanzando el nivel más alto en los últimos cuatro períodos, tres puntos porcentuales más que en 2014 y siete más que en 2013.

También se aprecia el valor de los trabajadores insatisfechos con su poder adquisitivo, el más bajo de los últimos cuatro años (58% de 2015 con respecto al 62% de 2012 y 2014 o el 66% de 2013). En cuanto al cambio digital, los encuestados ven un impacto positivo de la digitalización de su compañía, especialmente en su autonomía en el trabajo (51%), en su calidad de vida laboral (49%) y en la mejora de las relaciones con los clientes (49%).

Conciliación

La línea que separa la vida laboral y familiar -blurring- es cada vez más fina, y ésta es otra de las cuestiones que se plantean en la encuesta. El 41% de los trabajadores se muestra insatisfecho con este equilibrio, aumentando cuatro puntos porcentuales con respecto a 2014.

Esa es, probablemente, una de las consecuencias de que más de la mitad de las personas se vean obligadas a resolver asuntos personales durante sus horas de trabajo (51%) y de que el 65% de los trabajadores se sienta requerido fuera de su horario laboral. Las consecuencias parecen evidentes: un 37% se ve sometido a elevados niveles de presión en su trabajo.

Los factores a los que más importancia dan los empleados a la hora de solicitar trabajo en una nueva empresa son la conciliación de la vida laboral y personal y el ambiente de trabajo, ambos en un 90%. El 79% de los trabajadores valora significativamente los beneficios sociales. Sin embargo, algo más de la mitad de los españoles (53%) afirma no haber tenido nunca este tipo de beneficios en su compañía.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.