Algunas grandes compañías hacen rotar a sus ejecutivos por todos los departamentos de la empresa para conocer de primera mano la realidad del negocio y el trabajo que desempeñan sus empleados. Esto les permite empatizar con ellos y poder mejorar aquellos aspectos que tras su experiencia consideren oportunos.

 

Una de las historias más repetidas en las escuelas de negocios es la del empresario Amancio Ortega: el fundador y máximo accionista de Inditex, empezó su carrera profesional como dependiente. Su hija y heredera, Marta Ortega, siguió sus pasos y empezó su andar en el imperio paterno como dependienta en Zara, marca estrella del grupo, antes de asumir cargos de responsabilidad. Como ellos, directivos de algunas grandes empresas se arremangan la camisa unas horas o días al año para desempeñar temporalmente tareas totalmente diferentes a las que están habituados: desde doblar pantalones hasta servir cafés. Conocer la compañía y detectar sus necesidades reales son algunos de los objetivos de esta práctica que forma parte de las políticas de formación y Recursos Humanos de algunas compañías.

En la popular cadena de cafeterías Starbucks todos los directivos pasan un tiempo como camareros; además, cada año algunos seleccionados acuden a las granjas proveedoras de café de la firma para conocer a los agricultores, y en muchos casos participan en la siembra y en la cosecha del grano. Otros directivos que conocen de primera mano el producto con el que trabajan son los de la compañía de grifería Hansgrohe, que cuando incorpora a una nueva persona en cualquier sede de la compañía asiste a un curso intensivo de introducción a la compañía en su sede de Schiltach (Alemania). Allí deben aprender desde cómo instalar un grifo hasta cómo fabricarlo, e incluso ducharse con cada uno de sus productos en el llamado ShowerWorld.

Vendiendo hamburguesas

McDonald’scuenta en España con más de 480 restaurantes y cerca de 24.000 empleados. A través del programa formativo “50 Horas” el personal de oficina de la firma, incluyendo directivos, pasa una semana en un establecimiento de la popular cadena de hamburgueserías. “Entender la realidad del restaurante permite adquirir un conocimiento profundo de la dinámica del negocio, ya que cualquier faceta de nuestra actividad empresarial siempre está orientada al cliente siendo el restaurante el punto de conexión entre la compañía y el consumidor”, destaca Alberto Unzurrunzaga, director de Recursos Humanos de McDonald’s España.

La multinacional PepsiCo ofrece a sus nuevos empleados de todos los niveles un programa llamado Onboarding que pretende “ayudar a los empleados de forma satisfactoria en su transición a su nuevo rol”; explican. Una parte importante del programa es conocer todos los aspectos del negocio, y para ello, por ejemplo, comparten un día de trabajo con los vendedores en una ruta comercial, tanto para grandes como pequeños establecimientos. “También, dependiendo de las responsabilidades y las áreas del negocio, se hacen visitas guiadas a nuestras plantas de producción; o se pactan reuniones de trabajo con responsables de área, entre otras cosas”, explica la compañía propietaria de firmas como Pepsi, Matutano o Lay’s.

También algunas firmas españolas cuentan ya con iniciativas en esta línea. Identificar jóvenes profesionales con potencial –dentro o fuera de la compañía- y formarlos para que asuman posiciones directivas en el futuro es el objetivo del programa “Talento+Talante” de Caprabo. Durante cuatro años y medio los escogidos rotan por puestos clave, especialmente en las áreas más vinculadas al negocio: por eso, temporalmente los seleccionados ejercen directamente en los supermercados de la cadena.

En qué consiste el reparto

En Seur los nuevos empleados, incluyendo los directivos, pasan por un plan de inmersión de cuatro días, priorizando en las áreas de mayor impacto para su posición. “Existen varias actividades clave, como acompañar a un repartidor mientras desempeña su trabajo, aprendiendo de primera mano en qué consiste la operativa de reparto; profundizar en los procesos de Atención al Cliente, escuchando llamadas reales; visitar la operativa que se realiza en nave, para conocer las funciones de los perfiles que gestionan allí los procesos de llegadas y salidas de la mercancía; o acompañar a nuestros asesores comerciales en una visita a un cliente”, explica Belén Chavernas, responsable corporativo de selección de Seur. A los nuevos directivos se les ofrece además reuniones con sus homólogos en las distintas direcciones, para profundizar y compartir su visión de la compañía desde ámbitos diferentes.


INFILTRADOS

También ocurre en la televisión

El programa televisivo “El jefe infiltrado”, remake español del reality show británico Undercover boss, en el que un jefe se infiltra en su propia compañía como si fuera un empleado más, ha dado popularidad a esta fórmula que funciona desde los años 90. Habitualmente el resto de empleados es informado de la situación e incluso en muchos casos participa de ella, ya que la mayoría de compañías aplica este tipo de formación no sólo a directivos sino también a profesionales de otros niveles, incluidos los becarios.


ENTREVISTA

Estimulante experiencia de ‘Luis On Tour’

Luis Pardo es consejero delegado en España de la multinacional de software empresarial Sage. Se dedica a recorrer personalmente todas las áreas de la empresa, en lo que se ha bautizado como “Luis On Tour”.

¿En qué consiste la rotación?

Es muy importante conocer la realidad en el terreno y eso comienza por viajar donde haga falta por estar con mis colaboradores y clientes personalmente y hacer un ejercicio intenso de escucha. En el caso de los empleados también hablo con ellos directamente sobre la estrategia de la compañía, me preocupo de conocer su opinión de lo que piensan que funciona bien y de lo que debe mejorar, y también les dejo claro lo que espero de ellos y ellos qué pueden esperar de mí.

¿Cuál es el objetivo?

Tomar decisiones y de calidad. Para eso no solo hay que fijarse en los hechos, sino en todo lo que hay alrededor, incluido las percepciones de las personas que a su vez forman nuevas realidades. Además de conocerlos y que me conozcan personalmente, lo más importante para mí es escucharles y además trasladarles en primera persona la estrategia y dirección a seguir. Quiero que todas las personas de la organización lo asuman y hagan suyos estos pilares sobre los que construir nuestro futuro. A su vez me llevo sus opiniones, su feedback, sus inquietudes, y esto para mí tiene un valor incalculable.

¿Cómo reaccionan los empleados ante la posibilidad de pasar un día con su consejero delegado?

Al principio, sobre todo aquellas personas que no están acostumbradas, algo nerviosas y expectantes. “Ha venido el CEO en persona, a ver qué pasa, que nos dirá...”Unos minutos más tarde, cuando empiezas a interactuar con ellos los rostros se relajan y se crea un clima de confianza y empatía, sobre todo cuando les invito a que me planteen sus inquietudes. Al hablar con ellos directamente, como máximo responsable de la compañía, entienden la importancia de los mensajes y que ellos son la parte más importante.

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.