Lidera el innovador proyecto la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias autonómica. El Plan VISC+ ofertará un gran volumen de datos sanitarios anonimizados a investigadores y empresas.

 

La Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña está ultimando los preparativos para, por mandato del Departamento de Salud de la Generalitat, poner en marcha una estrategia unificada de captura, almacenamiento, búsqueda, compartición, análisis y visualización de grandes datos sanitarios (o Big Data), con el apoyo del sector de la tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Ese plan, llamado VISC+, tiene por objeto poner a disposición de la Administración, el sistema sanitario, los centros, los médicos y toda la comunidad científica nacional e internacional, las empresas de tecnología y productos sanitarios y los laboratorios farmacéuticos, información "relacionada, anonimizada y segura" para facilitar la investigación, la innovación y la evaluación, según el presidente de la Agencia, Antoni Trilla, y el director general, Josep Maria Argimón.

Las fuentes de información del Big Data sanitario catalán serán parte de las historias clínicas de todos los centros sanitarios (sometidas previamente a despersonalización y anonimización, para que sea imposible identificar a los enfermos), el registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), todas las pruebas de imagen digitalizadas y todas las recetas electrónicas.

Trilla y Argimón, que han informado del proyecto al sistema y a la comunidad científica, asociaciones de enfermos, Agencia de Protección de Datos de Cataluña y grupos políticos del Parlamento autonómico, explican que tiene tres objetivos básicos: mejorar la seguridad asistencial, con la ayuda de estudios realizados sobre grandes cohortes de pacientes; hacer los centros sanitarios e investigadores catalanes más competitivos para la atracción de inversión y de talento, y para que la Administración tenga mayor capacidad de planificación y de evaluación.

Recomendación de la UE
Trilla y Argimón recuerdan que explotar el potencial de la información clínica para hacer avanzar la sanidad y la medicina es una recomendación de la Unión Europea (UE), y que los fondos Feder de desarrollo regional están dejando de financiar infraestructuras físicas para financiar grandes infraestructuras tecnológicas. Apuntan también que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) acabará exigiendo estudios observacionales de los nuevos fármacos en su uso masivo, de acuerdo con grandes bases de datos clínicos.

"Esos estudios reducirán mucho el tiempo que transcurre entre la sospecha de efectos indeseables y la retirada del medicamento del mercado", dice Argimón. ¿Está previsto también facilitar datos a las compañías aseguradoras y mutuas del sector? "No está previsto para ellas, ni parece que les pueda interesar más allá de la estratificación de riesgos", declara Argimón.

Sistema robusto

A su juicio, Cataluña está muy bien posicionada para dar el salto al Big Data por la robustez de su sistema sanitario y la potencia de sus centros de investigación. Y recuerda que ya dispone de experiencias de uso de grandes cantidades de datos en la atención primaria del Instituto Catalán de la Salud (ICS).

La Agencia comercializará su servicio de información Big Data (a los clientes públicos, a precio de coste). Ella será la que recibirá y autorizará las peticiones de datos, que si es preciso someterá a comité de ética específico; se encargará de recoger la información solicitada de las diferentes fuentes y registros; la anonimizará y despersonalizará, y la podrán a disposición del solicitante.

Está buscando un socio tecnológico privado que invierta en las herramientas de análisis y que dé a conocer y comercialice el servicio. Para ello está desarrollando un procedimiento de diálogo competitivo (previo a la selección y contratación pública), en el que concurren empresas como Hewlett Packard-Iasist, Accenture, T-Systems, Ernst and Young-Iecisa (El Corte Inglés), Everis y Mckinsey.

La adjudicación de este contrato está prevista para el año que viene.

Nueva fuente de empleo de valor añadido

El presidente de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña, Antoni Trilla, y el director general, Josep Maria Argimón, están convencidos de que el Big Data sanitario será también una fuente de creación de empleo de valor añadido. La semana pasada el diario Expansión informaba que, según Harvard Business Review, los expertos en Big Data ejercen actualmente la profesión más atractiva del siglo XXI.

La consultora McKinsey, por su parte, apunta a que en los próximos cinco años habrá un déficit de especialistas en este área de 1,5 millones, mientras que Gartner, empresa consultora y de investigación de tecnologías de la información, señala que un 73 por ciento de las empresas invertirá en tecnologías de análisis e interpretación de datos en los próximos 24 meses.

Que los sistemas sanitarios, la medicina, la investigación biomédica y las empresas del sector salud entren de lleno en el aprovechamiento del Big Data es cuestión de tiempo.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.