Montserrat Maresch, directora general adjunta de Ikea en España, habla sobre el liderazgo y el papel de la mujer directiva. Ikea tiene como objetivo que el 60% de los directivos del grupo sean mujeres en 2015.

En la puerta de acceso a la Torre Banco Sabadell, en la Diagonal de Barcelona, se formó a media mañana de ayer una larga cola de mujeres a pesar de que la lluvia arreciaba. Acudieron para conocer de cerca la visión de Montserrat Maresch, directora general adjunta de Ikea en España, sobre el papel de la mujer directiva.

La ejecutiva no se prodiga, pero ayer desgranó a fondo las claves del liderazgo femenino, o al menos, las que funcionan en un grupo con cultura sueca como Ikea, en el marco del Foro Mujer y Liderazgo de Esade y Sabadell.

Maresch agradeció la asistencia a sus compañeras de promoción de Esade, aunque lamentó que no acudieran también ex compañeros, pese a haber sido invitados. En el auditorio, formado por un centenar de personas, la presencia masculina era mínima.

Maresch dejó clara su posición, para que nadie confundiera la conferencia con un acto reivindicativo a favor de las cuotas femeninas de poder. “Las habilidades directivas son muy similares entre hombres y mujeres ; no es el sexo lo que determina un buen líder”, dijo.

Sin embargo, reconoció que el liderazgo ha evolucionado y que “el ejecutivo agresivo ha pasado de moda y aburre”. “Yo nunca voy con traje chaqueta”, añadió. Maresch quiso imprimir su estilo más personal. Bromeó con su hermana, sentada en las primas filas, y se autodefinió como muy exigente y amante de la familia. Contó que conoció a su marido, que también trabaja en Ikea, en una reunión en India.

Ikea tiene como objetivo que el 60% de los directivos del grupo sean mujeres en 2015

En 1997, Maresch era directora de márketing de Cortefiel cuando recibió una llamada de un cazatalentos. Estaba encantada con su trabajo y aseguró que no estaba interesada en la oferta, cuyo empleador se mantenía en el anonimato. “Sólo me iría si fuera Ikea”, afirmó por casualidad.

Detrás de la oferta estaba el grupo sueco. Maresch pasó tres meses en el departamento de cestos de mimbre de la tienda de Ikea en Badalona, antes de incorporarse a su puesto de directora de márketing. Aprendió que era mejor ir con manga larga para no rascarse los brazos.

Trabajar en las tiendas es un paso imprescindible para cualquier directivo y está considerado una de las mayores responsabilidades. Otro valor del grupo es la reducción de costes. “Yo voy con un bic y en la empresa viajamos en clase turista y nos alojamos en hoteles de dos estrellas”, comenta la directiva. “Todo lo que gastamos de más lo acaba pagando el cliente”, añade. La empresa ha reducido un 30% los precios al público en los últimos diez años.

Maresch fue responsable de la expansión del grupo en EEUU y dirigió la tienda de Ikea en Filadelfia. Su principal conclusión es que el “buen lider facilita el desarrollo de las personas”. Ella dedica la mayor parte de su tiempo a identificar y desarrollar a futuros líderes.

El grupo se ha marcado como objetivo que el 60% de los directivos sean mujeres en 2015 –ahora son un 43% en cuadros intermedios y un 20% en la alta dirección–. El 60% de los clientes de Ikea son mujeres y la empresa quiere que la realidad de la compañía recoja la realidad de la sociedad.

“Las mujeres –dice–nunca me preguntan primero sobre el sueldo, sino por su puesto y por si van a ser capaces de hacerlo bien, en cambio el hombre da por supuesto que lo hará bien”. La directiva considera que no se tiene que hablar solo de conciliación, pero sí dotar a las empresas de más flexibilidad de horarios y condiciones para que las personas puedan desarrollarse en las empresas.

El grupo abrirá cinco tiendas más en Catalunya

La multinacional sueca Ikea abrirá otros cinco centros en Catalunya, que se sumarán a los dos que ya tiene en L’Hospitalet de Llobregat y Badalona. El grupo tiene prevista la apertura en 2011 de una nueva tienda en Sant Cugat (Vallès Occidental) y estudia localizaciones para los otro cuatro establecimientos.

La inversión por centro asciende a 60 millones de euros, por lo que la multinacional desembolsará 300 millones de euros en las cinco nuevas grandes superficies en Catalunya. Ikea emplea a 8.000 trabajadores y espera mantener las ventas este año en España, tras facturar 1.220 millones en 2008.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.