Emociones y razones. En esta doble cara de un mismo mundo mantiene el equilibrio Luis Rojas Marcos, el “psiquiatra español del 11-S” que durante seis años fue Presidente Ejecutivo del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York. El ejercicio de su especialidad clínica y su rol como gestor de equipos y organizaciones es un vademécum del comportamiento humano en el que la supervivencia se define en términos de flexibilidad, la empatía en escucha y el logro en acción. Nunca renuncia, siempre elige y se repone al sufrimiento ajeno ayudando a superarlo.

Extracto del contenido:

LIDERAZGO

Te hiciste cargo de la presidencia del departamento de salud de NY en un momento complicado para la institución. ¿Cómo te planteaste tu aterrizaje para conocer el entorno y a tu nuevo equipo?


Mi nombramiento en el año 95 como Presidente del Sistema de Sanidad y Hospitales de Nueva York fue algo que no me esperaba. Recibí una llamada del alcalde Guiuliani para ofrecerme el cargo y le conteste que no consideraba que estuviera preparado. Estaba algo familiarizado con el sistema pero sólo desde el punto de vista de la Psiquiatría que era como mucho un 20% de la sanidad. Lo más importante para mí fue crear el equipo. El trabajo en equipo es fundamental y yo tuve la suerte de que en el primer año me pude rodear de personas con energía, que yo había elegido, que creían en mi, con un alto nivel de lealtad y que al mismo tiempo compartían las estrategias y metas que nos poníamos. Teníamos discusiones abiertas pero eran muy conscientes de que era yo el que, en último término, se podía quemar en el intento. Cuando llegué el sistema tenía problemas económicos y se pensaba que había demasiados hospitales públicos en la ciudad. El reto era no sólo llevar el sistema y mantenerlo diariamente, hacer frente a la situación de crisis económica en la que estaba inmerso, y a hacerle frente me ayudó el equipo de trabajo. Es más fácil trabajar cuando hay una meta en común.

¿Tuviste que hacer un esfuerzo extra por ganarte la confianza del equipo?


Así fue. Cuando llegue allí mi antecesor había elegido al equipo y todos estaban nerviosos y preocupados, y me veían con una cierta reticencia, aunque también había personas del equipo que me conocían de antes y me veían con una visión positiva. Tardé un año en reunir un equipo de 15 con el que trabajar enfocando los temas de la misma forma y con el convencimiento de que las decisiones que tomábamos eran las más acertadas. Había una comunicación clara con la que buscábamos el consenso, pero todo estaba rodeado de una cierta urgencia y conflicto.

 

Publicado en el número 90 de la revista, de mayo de 2014.

Adjunts:

Descarregar aquest arxiu (c418_no_tengo_paciencia_ni_imaginacions_paraq_pensar_donde_vamos_a_estar_dentro_)
Entrevista a Luis Rojas Marcos
[4 págs. - pdf - castellano], 146 kB


Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.