El Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta de la Comisión para alcanzar una mayor igualdad entre hombres y mujeres. De este modo, en 2020 las mujeres deberán representar al menos un 40% de los puestos directivos de las empresas que cotizan en las bolsas europeas.


Las mujeres deberán representar, en 2020, al menos el 40% de los puestos directivos en las empresas que cotizan en las bolsas europeas. El plazo para cumplir estos porcentajes en las empresas públicas será más corto, en 2018. El Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta que la Comisión presentó hace un año para alcanzar una mayor igualdad entre hombres y mujeres en los Consejos de Administración. Ahora, es el turno del Consejo de la Unión Europea, que deberá decidir si la aprueba y la directiva se convierte en definitiva, o la rechaza.

El texto aprobado por la Eurocámara -con 459 votos a favor, 148 en contra y 81 abstenciones-, no impone directamente sanciones a las empresas que no cumplan con el objetivo. A lo que sí les obliga es a presentar, en caso de no cumplir con la cifra acordada, una declaración que explique por qué no se ha alcanzado. Además, las compañías deberán describir “detalladamente” las medidas que piensan tomar en el futuro para cumplir con la norma.

Los eurodiputados proponen a los Estados que sean ellos quienes impongan sanciones “efectivas, proporcionales y disuasorias” a los incumplidores, pero recomiendan que se condene la falta de transparencia en los procesos de selección y no que no se consiga garantizar la presencia femenina en sus órganos directivos. La falta de transparencia podría suponer la exclusión de las licitaciones públicas o el rechazo parcial en cuanto a la financiación de los Fondos Estructurales de la UE.

La ponente de la comisión de Asuntos Jurídicos, la socialista austríaca Evelyn Regner, ha asegurado que el resultado de Estrasburgo “clarifica y mejora” las condiciones para asegurar que los procesos de selección sean “abiertos y transparentes”. Para cumplir con esa meta, los Estados miembros deberán asegurarse de que sus empresas seleccionan a sus candidatos aplicando criterios “formulados de forma neutra, no discriminatorios y carentes de ambigüedades”, según el texto aprobado. Después, la resolución apunta a una ligera discriminación positiva: si dos candidatos tienen las mismas cualificaciones, “las empresas tendrían que dar prioridad al candidato del género menos representado”.

La resolución de la Eurocámara es “consistente y envía un mensaje fuerte al Consejo”, según la ponente de la comisión de Derechos de la Mujer, la griega del Partido Popular Europeo, Rodi Kratsa-Tsagaroupoulou. Esta institución es la que deberá ahora decidir si aprueba el texto y este se convierte en definitivo, o si introduce modificaciones. La parlamentaria griega se muestra confiada porque el equilibrio de género en los Consejos de Administración fomenta “la competitividad y respeta los principios de igualdad en la UE”.

Para cumplir con el propósito de que las mujeres ocupen el 40% de los cargos directivos, las empresas que cotizan en los parqués europeos deberán realizar un gran esfuerzo: en 2013, solo el 17,6% de esos puestos los ocupaban mujeres. La legislación no se aplicará a las empresas de menos de 250 trabajadores, es decir, pymes y microempresas. Lo que sí han pedido los eurodiputados a los países miembros es que introduzcan políticas de apoyo o incentivos a estas entidades para que mejoren “considerablemente” la igualdad entre hombres y mujeres en todos los niveles de gestión.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.