Entrevista de "la Contra" a Josep Fontana, Historiador autor de 'Por el bien del imperio': "Lo que le interesa al poder es bajar salarios y prestaciones sociales para aumentar y concentrar sus enormes beneficios. Mire la estadística de concentración de riqueza y sabrá por qué quienes mandan de verdad están encantados con la recesión."


Tengo 81 años: hay piezas que ya no me funcionan igual, pero uso las otras. Nací en Barcelona. En religión soy irrecuperable. Y en política: milité en el PSUC, cuando tenía gran capacidad de movilización, pero la sacrificaron y me fui. Colaboro con la Fundación Alonso Comín

¿Cómo explicarán los historiadores mañana qué pasa hoy?

Asistimos a la demolición del Estado de bienestar que empezó a erigirse en Europa para evitar el avance del comunismo.

¿Por qué avanzó con el comunismo?


Porque el poder sólo aceptó hacer esas cesiones sociales como vacuna contra el contagio del comunismo a todo Occidente.

¿Nos dieron pensiones y hospitales para evitar que nos hiciéramos todos rojos?

Y por eso tales concesiones sólo duraron hasta los años setenta. Entonces empieza a ser evidente el fracaso comunista y que la guerra fría era una farsa. En realidad, ni la OTAN ni el Pacto de Varsovia querían invadirse. Sólo lo simulaban para mantener la unidad de los estados dentro de cada bloque.

Pero sí se enfrentaron en guerras periféricas: Corea, Vietnam, Nicaragua...

Porque tenían que impedir que el otro bloque llegara a controlar recursos económicos vitales. Pero llega un momento en que el poder financiero comienza a preguntarse si no estará siendo demasiado generoso aceptando el Estado de bienestar frente a un comunismo que ya sólo era un tigre de papel.

Thatcher empieza a desmontar sindicatos y pensiones antes de los ochenta.

Y la reacción ultraliberal avanza hasta los noventa y se impone y acelera después de la caída del Muro, que libera a los países emergentes de los bloques. Entonces empiezan a competir con Occidente con sus bajos salarios.

Nosotros podemos competir con innovación y no sólo bajándonos los sueldos.

Pero lo que le interesa al poder es bajar salarios y prestaciones sociales para aumentar y concentrar sus enormes beneficios. Mire la estadística de concentración de riqueza y sabrá por qué quienes mandan de verdad están encantados con la recesión.

¿El uno por ciento cada vez más rico?

El mismo que ahora cree que puede llegar al trabajo total: la división social del trabajo a la manera de las plantaciones esclavistas.

Pero si hay demasiada desigualdad, el sistema se colapsa: Stiglitz lo demuestra.

Eso no está demostrado. Porque en estos momentos en que la desigualdad ha aumentado en EE.UU. también se ha incrementado la productividad. Compruébelo.

Sin la formación y complicidad del empleado una empresa hoy no funciona.

Por eso están estallando las relaciones de producción en el seno de las empresas. Y por eso, en vez de las plantillas de antaño, cada vez externalizan más tareas. Y hay más autónomos: los convenios son papel mojado. La formación y complicidad del empleado se obtiene así por menos salario.

¿Dónde lo nota usted?


Lo nota todo el mundo. En las editoriales, por ejemplo, que conozco bien, más que el tecnócrata corporativo sobrevive quien tiene firma y marca personal. Porque esa marca personal no es reemplazable, aunque se le paga sólo según su éxito en el mercado.

Los nuevos empleos exigen formación.

Al contrario. Las nuevas tecnologías han sido pensadas para sustituir precisamente a los técnicos especializados y sus altos sueldos. Se nos quiere hacer creer que la tecnología sólo reemplaza a los peores empleos y sueldos. Pero es al revés: reduce sueldos.

¿Y si no logras una marca personal?


Eres reemplazable y reemplazado igual que una hoja de cálculo sustituye al contable.

Pero la estadística aún muestra que a mejor educación, mejor sueldo.

Pues mire bien la estadística y verá también que los fast food de EE.UU. se están llenando de empleados con muchos títulos.

España fue different, pero también construyó su Estado de bienestar.

Aquí Franco con mano dura nos mantenía a todos a raya por cuatro duros. Así que apenas construyó un Estado de bienestar. Y el que se empezó a erigir y completar después de la dictadura ya se está desmontando ahora con esta tremenda recesión.

¿Y Catalunya?

Tiene históricamente una red asociativa y una sociedad civil más madura y vigorosa, pero aquí lo están desmontando igual. El auge del independentismo es precisamente la reacción de una sociedad más cohesionada ante el desmantelamiento de su bienestar.

¿No lo ve manipulado por el Govern?


Al contrario, los partidos lo quieren cabalgar, pero no lo pueden controlar, porque el independentismo surge desde abajo y se une a sentimientos identitarios en un cóctel explosivo que puede llegar a acabar con el estatus actual. Y el lado español contribuye a ese malestar, porque no entienden nada. Tienen el reloj histórico muy atrasado.

Madrid a veces crea independentistas.


Pero el independentismo también es una reacción regeneracionista contra el sistema autonómico, que copió los defectos españoles a escala catalana: tanto CiU como el tripartito. El independentismo hoy pide un borrón y cuenta nueva. Y eso preocupa. Más que el 2014, me preocupa el 2015. Si se frustran esas ilusiones, ¿qué pasará después?

¿Y qué pasará?


Hay muy pocos casos de naciones que logren la independencia sin conflicto. Y ninguna sin una lucha muy larga.



Aprender sin sueldo

El futuro es un país extraño
, titula Fontana. ¡Y tan extraño! Nada que ver con el que nos prometía la tecnoutopía neoliberal. En ese futuro que ya está aquí, los muchos estudios conducen a los malos empleos o a la emigración. Porque las nuevas tecnologías no están sustituyendo a los conserjes, sino a los ingenieros a quienes pagan sueldos que rechazarían los conserjes de antaño. En ese futuro, además, todos somos extranjeros, porque sociedades soliviantadas cambiarán fronteras de sitio. Ante un CCCB repleto, Fontana demuestra que ni interpretar la historia ni estudiar ni aprender nos sirve ya para ser mejor pagados, pero siempre nos servirá para ser mejores.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.