Ser positivos no sólo nos aporta beneficios a nuestro estado de ánimo, sino que varias investigaciones demuestran que mejora nuestro desempeño en el trabajo e incluso nuestra salud física. Workforce Management Online nos expone las ideas de uno de los gurús de moda en la materia, Shawn Achor, que sostiene que tener una actitud positiva en el trabajo nos puede cambiar la vida.

 

El primer libro de Achor, The Hapiness Advantage (“La ventaja de la felicidad”), publicado en 2010, exponía las últimas evidencias de que el pensamiento positivo produce mejores resultados empresariales. Y su kit de herramientas sobre hábitos de felicidad –como contar tres cosas por las que expresar gratitud cada día– le ha convertido en uno de los favoritos del circuito de conferenciantes en los últimos dos años.

Achor, de 35 años, se ha transformado en los últimos tiempos. Pasó de ser un Profesor de Harvard de prestigio a ser escritor de obras empresariales de éxito, conferenciante popular y consultor solicitado. Ha visitado 51 países llevando su mensaje de felicidad a grandes corporaciones, pueblos de África y hasta al famoso St. Jude Children’s Research Hospital. Su charla TED de “El feliz secreto para trabajar mejor” es una de las más vistas con 4,7 millones de visualizaciones.

Su mensaje es simple: Podemos elegir una interpretación positiva de nuestra experiencia.

“El cerebro humano es como el procesador de un ordenador,” afirma. “Tenemos una cantidad limitada de recursos, así que el lugar en el cual centramos primero la atención en nuestro mundo se convierte en nuestra realidad.”

Achor ha popularizado investigaciones y evidencias que defienden la idea de que ver el lado bueno de las cosas compensa. Sus propios descubrimientos y otros estudios indican que nuestra idea tradicional de plenitud, que el éxito nos hace felices, está totalmente equivocada. Nuestra búsqueda a tiempo completo del éxito, de hecho, puede conducirnos al camino de la infelicidad, mientras que centrarnos primero en ser felices tenderá a darnos mejores resultados tanto en la vida como en los negocios.

Como ejemplo, Achor señala un hospital dónde los empleados se formaron para tener contacto visual con los pacientes y visitantes que estuvieran a menos de tres metros de distancia y para decir “hola” a los que estuvieran a menos de metro y medio. Seis meses después, el hospital reportó un incremento de las visitas de pacientes y una mejora del 5% en la satisfacción de los mismos. En efecto, escribió Achor, el hospital cambió de percibirse como un “lugar de enfermedad” a percibirse como un “entorno positivo”.

Achor también ofrece consejos prácticos. Ha diseñado un método para construir hábitos de felicidad que se centren en hacer una de las cinco cosas siguientes durante 21 días consecutivos: hacer ejercicio 15 minutos; llevar a cabo un acto de amabilidad hacia alguien (como una carta de agradecimiento espontánea); meditar; escribir en un diario; o pensar en tres momentos del día anterior por los que te sientes agradecido –lo que Achor y otros llaman “gratitudes”.

Él promueve este tipo de prácticas con la promesa de que hacerlas solamente durante tres semanas generalmente crea cambios duraderos en los niveles de felicidad. Y su fórmula para sentirse mejor parece tocar la fibra de la gente, que a menudo la traslada hasta sus vidas personales.

El evangelista de la psicología positiva

Achor se apoya en académicos y médicos que han argumentado durante las últimas décadas que la psicología debería ir más allá de la búsqueda de Sigmund Freud por transformar la “miseria histérica en infortunio corriente.” Martin Seligman de la University of Pennsylvania entre otros ha explorado maneras de aumentar los niveles de bienestar, y han empezado a observar conexiones entre el optimismo y los resultados empresariales.

Hoy, la psicología positiva está encontrando una audiencia receptiva en las empresas. Piensa en jefes como el de Zappos.com, Tony Hsieh, quien hizo central la cultura de la felicidad en este distribuidor minorista online y después incluso escribió un libro sobre ello. La meditación y el mindfulness –primas hermanas de la psicología positiva- se están volviendo muy populares. Y los consumidores cada vez buscan más compañías que demuestren simpatía por este tipo de prácticas.

Sin embargo Achor aún no está satisfecho. A pesar de sus logros, ha visto que la psicología positiva no siempre echa raíces. Según él, la gente necesita una voluntad más profunda para creer que sus mentalidades y acciones marcarán la diferencia. “Si una persona no cree que el cambio es posible, entonces no va a llevarlo a cabo en absoluto,” dice.

La recomendación de Achor que más se aplica a la gestión es el “origen o incepción positiva”. Este concepto, dice él, es similar al de la reciente película Inception (“Origen”), donde Leonardo DiCaprio y otros crean mundos oníricos que son, en algunos aspectos, muy reales. “El paso final es compartir esa realidad positiva con otra gente para mantenerla”, piensa Achor. “Crear lo que nosotros llamamos una franquicia de éxito. Un patrón que cuando se comparte puede hacer que otros también cambien su realidad.”

Estos últimos argumentos y tácticas no son tan intuitivos como los “agradecimientos diarios” y otros hábitos de felicidad que se desprenden del primer libro de Achor. Pero él ha intentado hacerlos más concretos con una parábola de 66 páginas. The Orange Frog: Sparking a Culture of Positivity, Happiness and Success (“La rana naranja: fomentar una cultura de positividad, felicidad y éxito”) es la historia de Spark, una rana que vive en una comunidad de ranas verdes desanimadas por las tormentas y por los ataques de las garzas. Spark al principio está marginada porque tiene manchas de color naranja que se vuelven más grandes cuando hace cosas como apreciar la belleza de un estanque o disfrutar de un baño. Pero Spark escoge contentarse con el naranja. Y su positividad se vuelve contagiosa con todas las ranas que le rodean, mejorando sus habilidades de caza así como su capacidad para sortear las tormentas y evitar los ataques de las garzas que intentan comérselas.

¿Solo tonterías?

Ciertamente, no todo el mundo está convencido de que Achor y su psicología positiva sean la respuesta para individuos u organizaciones. Entre los críticos está Michael Shermer, editor de la revista Skeptic y columnista para Scientific American. Los gurús y los programas motivacionales pueden levantar el entusiasmo de la gente y su rendimiento en periodos cortos, pero son pocas las evidencias de que logren un progreso prolongado, opina él. “Hay muy pocos datos sobre hasta qué punto es eficaz para las organizaciones,” afirma.

Sin embargo Achor niega que esté distorsionando los hechos: “La incepción u origen positivo trata de cómo consigues que los demás crean en una realidad positiva -simplemente es otra forma de denominar al liderazgo positivo.” La historia de la rana es de todo menos ficción, dice Achor: “En el mundo real de los negocios, la ventaja competitiva más importante es un cerebro positivo y comprometido”.

Achor está ganando conversos que siguen sus conclusiones e incluso su color, si se juzga por los cubículos decorados con elementos naranjas que adornan las oficinas de Nationwide Insurance en Columbus, Ohio. Dicha unidad, conocida como “Triple I”, la conforman unos 250 empleados centrados en los productos de seguros en áreas especializadas como la compensación de trabajadores. Gary Baker, su Presidente, afirma que el 85% del equipo ha pasado este año por una formación de dos días sobre “La Rana Naranja” como parte de la iniciativa para revitalizarles.

Las ideas de Achor son familiares para Baker, un antiguo entrenador de fútbol. Él estima que entre el 40 y el 50% de sus empleados muestra actualmente entusiasmo por el mensaje sobre la ventaja competitiva de la felicidad. ¿La prueba? El 40% de los cúbiculos grises han sido decorados con imágenes sobre “La Rana Naranja”. Hay gente que cuelga notas para hacer públicos sus agradecimientos. Han aparecido grupos de compañeros que hacen cosas como correr la Maratón de Columbus, discutir sobre charlas TED o dar la bienvenida a nuevos empleados. Baker reconoce que es complicado relacionar directamente la campaña de positividad y los beneficios, pero explica que los ingresos han aumentado un 5% más de lo previsto para este año.

Esta cultura está convirtiendo a los escépticos del mismo modo que a los que ya eran entusiastas. Karen Slater-Jones, que ya está en su cincuentena y ha trabajado en la “Triple I” durante 7 años, admite que tenía sus dudas acerca de Achor y “La Rana Naranja”. “He recibido muchas clases de motivación en el pasado. Si no tienes presente lo que te dicen todo el tiempo, lo olvidas.”

Pero la lógica de que la positividad mejora los resultados de las ventas resultó ser verdad para Slater-Jones. Y a través de pequeños pasos ella ayudó a mantener presentes y frescos los conceptos de Achor. No solo decoró su cubículo como si fuera un nenúfar, sino que empezó a enviar correos electrónicos al equipo con el pensamiento positivo del día. Más tarde transformó ese e-mail en una herramienta para que los empleados compartieran hechos interesantes sobre ellos mismos. La parábola de Achor sobre la rana Spark ha dado un empujoncito al equipo en la buena dirección, afirma.

Luz en medio de la oscuridad

“¿Es realmente posible, sin embargo, conectar el mensaje luminoso de Achor a escala masiva con una fuerza de trabajo de EEUU mayormente pesimista?” Menos de la mitad de los trabajadores norteamericanos están satisfechos con sus trabajos, según una investigación de 2013 de la Conference Board. Otra investigación reciente de Gallup mostraba que los Baby boomers y los empleados de la Generación X están “mucho menos comprometidos que el resto” – a pesar de que representan aproximadamente un 90% de la fuerza de trabajo americana. Parte del problema tiene que ver con la intensificación actual de los trabajos –muchos empleados están trabajando más horas con menos recursos.

Pero las situaciones estresantes se sitúan justo en un punto clave de las fórmulas de Achor y de los psicólogos positivos: es posible enfocar las peores situaciones con lentes de felicidad. Después de todo, apunta Achor, el estrés puede mejorar la memoria y la inteligencia, crear relaciones más profundas y dirigirnos a un sentido más elevado de las cosas. Es más, redefinir el estrés parece que funciona. Achor, juntamente con otro investigador, utilizó un video de 3 minutos para enseñar a los directivos de la entidad bancaria UBS a ver el estrés como algo positivo y no como una debilidad. Seis semanas más tarde, el grupo reportaba mayor productividad así como un 23% menos de problemas relacionados con la fatiga en comparación con otro grupo que vio un video que presentaba el estrés como algo traumático.

Para Achor, los preceptos de la psicología positiva se aplican incluso en situaciones extremas. Piensa en Martin Luther King combatiendo elocuentemente la segregación con su carta desde una prisión de Birmingham, o Mahatma Gandhi protestando pacíficamente por la independencia de la India.

Luther King, junto con otros como la Madre Teresa de Calcuta, no eran conocidos precisamente por su sonrisa, dice Achor. Pero argumenta que eran igualmente felices, de un modo que le gustaría que se repitiera para mucha otra gente.

“La felicidad es la alegría que uno siente al esforzarse por desplegar su potencial.” Eso dice el sumo sacerdote de la positividad. E incluso parece que los escépticos están escuchando.

RESULTADOS POSITIVOS

Shawn Achor cita algunos descubrimientos sorprendentes que han tenido lugar sobre las ventajas de la felicidad:

  • - El estudio de las monjas. Se pidió a un grupo de 180 monjas católicas nacidas antes del 1917 que escribieran sus pensamientos en diarios. Las monjas que escribían cosas más alegres vivieron cerca de 10 años más que las que eran más negativas o neutrales. La conclusión de Achor: “La felicidad puede mejorar nuestra salud física.”
  • - Actitud positiva en MetLife. El profesor de la University of Pennsylvania Martin Seligman –considerado el padre de la psicología positiva- descubrió que el 10% personas más optimistas en MetLife vendía un 90% más que el otro 90% de personas. MetLife entonces empezó a reclutar a gente con mentalidad positiva. Los nuevos agentes vendieron más que sus homólogos pesimistas por un 21% el año siguiente y por un 57 % el segundo año.
  • - Agentes fiscales positivos. Justo antes de la temporada de Declaración de la Renta, varios años atrás, Achor llevó a cabo una formación de 3 horas con responsables fiscales en KPMG. La mitad de los directivos del estudio en Nueva York y Nueva Jersey oyeron la presentación de Achor sobre cambiar las lentes para tener una perspectiva más positiva de las cosas. Cuatro meses después, su optimismo, satisfacción vital y laboral eran significativamente más altas que las de los que no habían recibido dicha formación. Los agentes fiscales que escucharon el mensaje de Achor reportaron un 24% de mejora en su satisfacción laboral y personal.


* Frauenheim, Ed. “The Power of Positive Tinkering”. Workforce Management Online, 12/09/2013 (Artículo consultado on line el 19/09/2013).

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/articles/9352-the-power-of-positive-tinkering

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.