Després del traspàs de competències en matèria d 'inspecció del treball, la Generalitat aprova el projecte de llei de l 'Agència Catalana d 'Inspecció de Treball. Inspectors, tècnics i personal d 'administració i serveis formaran la nova plantilla.

El Gobierno catalán ejercerá sus nuevas competencias en materia de inspección de trabajo a través de una agencia autónoma que contará con unos 400 profesionales (entre inspectores, técnicos y personal de administración y servicios) y estará operativa en el primer trimestre del próximo año. Se trata de uno de los primeros tan traídos y llevados traspasos de competencias del Estado a Cataluña que empiezan a tomar forma.

La Generalitat aprobó ayer el proyecto de ley de la Agencia Catalana de Inspección de Trabajo, que se tramitará por la vía de urgencia en el Parlament. La cuestión es ahora de qué recursos, humanos y económicos, viene acompañada la competencia.

La consejera de Trabajo, Mar Serna, evitó ayer detallar el presupuesto con el que contará la agencia, ya que, según explicó, aún se debe negociar, aunque la aportación extra de la Generalitat ascenderá a tres millones de euros. En cuanto al personal, Serna recordó que el área de Seguridad Social se mantiene manos estatales, con lo que de los 460 profesionales de la Inspección que trabajan en la actualidad en Cataluña, en torno a la mitad serán traspasadso a la nueva agencia.

De la misma manera que en su día la Generalitat creó el Servicio de Ocupación de Cataluña (el servicio público de empleo, el Inem catalán) para ejercer sus competencias en políticas de empleo, se crea ahora esta agencia.

Menos accidentes

Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT celebraron ayer el impulso de la nueva agencia de inspección, pero recordaron que para garantizar su efectividad el traspaso de estas competencias por parte del Estado debe ir acompañado de más recursos.

De momento, la Generalitat creará un nuevo cuerpo de subinspectores de seguridad y salud en el trabajo, con funciones muy similares a las de los inspectores (aunque sus actuaciones requerirán el visado posterior de un inspector), del que formarán parte algunos técnicos que ya trabajan en tareas de inspección en Cataluña.

Serna presentó ayer este acuerdo de Gobierno coincidencia con el Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. En Cataluña, la caída de la actividad y el empleo, sobre todo en la construcción, ha tenido como reverso una reducción de la siniestralidad laboral. Entre enero y marzo, 22 personas han perdido la vida en el trabajo, frente a las 26 del mismo periodo del año pasado, lo que representa el 15% menos. En términos globales, se han producido 29.532 accidentes laborales con baja hasta marzo, el 25% menos, de los que 29.282 fueron leves (también el 25% menos) y 228 mortales.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.