La cúpula de la aseguradora suiza Zurich Financial, una de las mayores de Europa, vive tiempos convulsos. El presidente de la entidad,Josef Ackermann, ha presentado su dimisión, después de que el lunes apareciese el cuerpo sin vida del director financiero. Según la Policía suiza, la muerte de Pierre Wuthier es aparentemente un suicidio.


"Tengo razones para creer que mi familia opina que debería tomar mi parte de responsabilidad, por muy infundadas que sean ciertas alegaciones", dijo en un comunicado, "veo que está en riesgo la posibilidad de un liderzago exitoso del consejo", añadió.

Ackermann llegó a la presidencia de Zurich el año pasado, tras ser el máximo responsable de Deutsche Bank y es uno de los pocos banqueros que se pudo mantener en primera línea tras la crisis financiera. El puesto de presidente de Zurich recaerá en Tom de Swaan, ex de ABN Amro.

Las acciones de Zurich reaccionan con caídas a la noticia de la marcha de su presidente, un auténtico peso pesado de las finanzas europeas a internacionales. Ackermann fue presidente de Deustche Bank durante una década, hasta 2012, y es de hecho uno de los escasos banqueros que sobrevivió en su puesto durante la crisis, que se llevó por delante a los máximos ejecutivos de entidades como Royal Bank of Scotland, Société Générale o UBS. Los títulos de Zurich pierden esta mañana cerca del 3%, el mayor castigo de la Bolsa suiza.

Al suicidio de Wauthier se suma el de Carsten Schloter, director general de la teleco Swisscom, hace cinco semanas.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.