Telefónica quiere completar el proceso de traslado de los call centers este año de manera que haya un centro en cada una de las cinco zonas geográficas en que la compañía divide su negocio español. La nueva estrategia de la operadora ha creado 5.000 puestos de trabajo, directos e indirectos, en el 2012.


El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, señaló ayer el compromiso de la firma para trasladar todos sus centros de atención telefónica al cliente (call centers) a España. El directivo explicó que el objetivo de la compañía para el 2013 es que toda la atención comercial se preste desde centros situados en el país. De hecho, una de cada dos llamadas se atienden ya en España, incluida toda la atención al cliente de la oferta de Movistar Fusión, afirmó.

El traslado de los call centers culminará este año, de manera que habrá un centro en cada una de las cinco zonas geográficas en que la compañía divide su negocio español.

El pasado octubre, Telefónica llegó a un acuerdo para la venta por 1.039 millones de euros de su filial de atención al cliente Atento al grupo de compañías controladas por el fondo de capital riesgo Bain Capital. Atento desarrolla su modelo de negocio en más de 15 países.

Gilpérez resaltó también que Telefónica creó 5.000 nuevos puestos de trabajo, entre directos e indirectos, en el 2012. Entre el 2011 y el 2012 la firma creó 450 empleos directos y añadió 555 becarios.

NUEVO CENTRO EN LAS PALMAS / En cuanto a los puestos indirectos, Gilpérez apuntó que se acaba de inaugurar un nuevo call center en Las Palmas, donde se prevé contratar a un millar de empleados en dos años. A esto hay que sumar el despliegue de red de fibra óptica que ha generado 4.000 empleos. «En un momento en el que apostar por España parecía difícil, nosotros lo hemos hecho», dijo. Telefónica presentó un expediente de regulación de empleo (ERE) en el 2011 para 6.500 trabajadores.

El responsable de Telefónica en España hizo hincapié a la «apuesta» de la compañía por la fibra óptica, que ya llega a 2,2 millones de hogares. En el 2012 la firma invirtió 300 millones de euros en el desarrollo de esta red de nueva generación y, según Gilpérez, de acuerdo con los planes de la compañía la inversión total superará los 700 millones.

La nueva estrategia comercial de la operadora ha permitido, según Gilpérez, que en el último trimestre del 2012 la empresa obtuviera los mejores márgenes en muchos años. Gilpérez se mostró «absolutamente satisfecho» con los resultados de los servicios de factura única Movistar Fusión que la firma lanzó el pasado octubre. Telefónica ha alcanzado ya 1,5 millones de altas en su oferta de Fusión a cierre de enero, a las que hay que sumar 600.000 líneas móviles adicionales a esos paquetes.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.