Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà
Entrevista a Rosa Cullell. Directora general adjunta de La Caixa.

Cambió el periodismo por las finanzas. De esto han pasado ya 13 años, y Rosa Cullell, barcelonesa de 43 años, ocupa uno de los bancos del comité de dirección de La Caixa. Acaba de recibir el premio a la mujer directiva del año 2001.

Puede presumir de ser casi la única mujer que ha llegado a la cúpula de una entidad financiera. Dicen los que conocen a Rosa Cullell, directora general adjunta y miembro del comité de dirección de La Caixa, que es lista, muy despierta y sociable. Nació hace 43 años en Barcelona, es licenciada en Ciencias de la Información, cuenta con un diploma en alta dirección por el IESE y comenzó su carrera profesional trabajando de redactora en la BBC de Londres; en el Ministerio de Información de Australia, donde fue coordinadora de temas multiculturales y ayuda al emigrante; en la cadena autonómica TV3, y en la sección de economía de EL PAIS. Sin embargo, a Cullell lo que de verdad le gustaba eran las finanzas. Y como primer paso y toma de contacto con el sector, ocupó el cargo de directora de comunicación de La Caixa. Cinco años más tarde, ya era directora general adjunta y uno más tarde era adjunta ejecutiva y formaba parte del comité de dirección de la entidad financiera. Su currículo no queda ahí: actualmente es consejera de Telecomunicaciones de SÒo Paulo (Telesp), Telefónica Cabel, Port Aventura, Grupo Edicions 62 y Panrico. Acaba de ser la ganadora del primer Premio Montblanc a la Mujer Directiva del año 2001.

Pregunta. ¿Por qué cree que le han dado este premio?

Repuesta. Sé lo que me han dicho los miembros del jurado, que ha sido por mi callado y constante trabajo en el mundo empresarial. Y por haber contribuido a que La Caixa y su imagen hayan sido un éxito. Pero, al margen de eso, no sé el motivo por el que me han premiado. Aunque me siento muy orgullosa, si ha sido por esos motivos.

P. ¿Como directiva, qué cualidades hay que tener para poder dirigir una compañía?

R. Especialmente hay que tener capacidad para conseguir que la gente que trabaja contigo esté satisfecha con la labor que desempeña y disfrute con lo que hace. Es importante saber rodearte de profesionales muy buenos y conseguir que los mejores quieran trabajar contigo. Es la base de cualquier trabajo, que alguien quiera trabajar a tu lado. Siempre he admirado a directivos que han sabido rodearse de un buen equipo de profesionales.

P. ¿Por qué cambió el periodismo por la banca?

R. Siempre me interesó el mundo de la banca, pero también el mundo de la empresa, el consumo, las ventas. Me gusta el aspecto comercial que rodea a las compañías. Y las finanzas, hace años, era un mundo muy cerrado, poco transparente, poco diferencial, de unas cuantas familias. Todo eso ha cambiado, ha aumentado la transparencia, y esto ha hecho que se abran más la banca y se profesionalice la gestión. El periodismo y la banca no tienen nada que ver, las formas son diferentes.

El sector financiero es mucho más oficial, pero en el fondo todo tiene que ver. En la banca trata de hacer las cosas bien para después tener una buena cuenta de resultados, pero en el periodismo intentas hacer que el lector lea tu periódico. Eso afecta también a la cuenta de resultados. Mi cambio de un sector a otro fue de una forma muy natural. Me ofrecieron cambiar y pensé que iba a ser por un tiempo, no por 13 años, que son los que llevo hasta ahora.

P. Sin embargo, a excepción de la Condesa de Fenosa o de Ana Patricia Botín, hay muy pocas mujeres que llegan a la cúspide ejecutiva en una entidad financiera.

R. Es un sector de los más tradicionales. Por ejemplo, la entidad en la que yo estoy hace años, y no tantos, estoy hablando de hace 30 años, las mujeres no podían presentarse a las oposiciones que se convocaban para cubrir vacantes en las Cajas de Ahorros. No podían entrar a trabajar, entonces es imposible que haya muchas mujeres en altos puestos. De todas formas, es un sector muy masculino, aunque ahora cada vez menos. Afortunadamente, ahora empieza a haber bastantes mujeres en las oficinas bancarias.

P. Empieza a haber igualdad en casi todos los sectores.

R. La mujer es tan buena trabajando como el hombre, entonces no tiene por qué haber desigualdades. Por ejemplo, en el trato al cliente que se tiene en una oficina bancaria, las mujeres lo hacen especialmente bien.

P. Ahora que la estrategia de algunos bancos pasa por las fusiones, ¿cuál es la que deben seguir aquellos que no lo han hecho?

R. Lo que vivimos ahora es una estrategia en competición. Cada uno compite como puede. Hay algo decisivo, que es lo que nos va a diferenciar unos de otros. Se posicionará bien aquel que sepa darle al cliente lo que quiere, no lo que el banco quiera. Aquel que se dedique únicamente a vender productos, sin preocuparse de lo que demanda el cliente, no tendrá nada que hacer. Sin embargo, aquel que se vuelque en conocer a los clientes mejor que nadie y le ofrezca aquello que demandan será el que gane. Hay que querer a los clientes.

P. ¿Cada vez son más exigentes?

R. El cliente de a pie está cada vez más informado, tiene mayores ingresos y unas necesidades financieras. Por ello son más exigentes que en los años cincuenta, cuando las necesidades eran menores, al ser los comercios los grandes clientes de los bancos. Ahora, los clientes son las familias, y aquí existe un amplio abanico de necesidades que satisfacer.

P. ¿Qué se exige a un profesional que quiera dedicarse a la banca?

R. Depende. Buena preparación académica, conocimientos del sector, y dedicación, pero no a base de echar horas indiscriminadas. Se trata de dedicar al trabajo horas selectivas, bien aprovechadas y que cundan en el trabajo. Hay que tener profesionalidad, capacidad para aprender día a día y, algo decisivo hoy día, saber trabajar en equipo.

P. ¿Se quedará para siempre entre banqueros?

R. Yo la vida intento tomármela conforme viene. No planeo.Me encanta el mundo de la empresa y me atrae el sector editorial y de los medios de comunicación, pero no sé que voy a hacer en el futuro.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.