Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà
Els sindicats confirmen que pactaran amb la patronal el compliment dels convenis bloquejats, i que preparen un acord plurianual de moderació salarial. Superats aquests esculls, CC OO i UGT es mostren oberts a "eventuals" reformes laborals.

La rueda de la concertación social vuelve a girar. Los sindicatos confirmaron el viernes que esta semana pactarán con la patronal el cumplimiento de los convenios colectivos bloqueados, y que preparan ya un acuerdo plurianual de moderación salarial. Superados estos baches, CC OO y UGT se mostraron abiertos a abordar "eventuales" reformas laborales que reduzcan la temporalidad.

A su tiempo, podrían valorarse eventuales reformas laborales". Las palabras mágicas salieron el viernes de la boca del secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que acabó así con el monopolio que la patronal ha impuesto sobre cualquier iniciativa para cambiar el mercado laboral español. La propuesta, eso sí, se aleja del modelo empresarial de rebaja del coste del despido, y apuesta por la reducción de la temporalidad y la mejora de la flexibilidad interna de las compañías.

Con "a su tiempo", Toxo se refiere a la superación previa de dos requisitos ya en marcha. En primer lugar, el cumplimiento de los convenios colectivos bloqueados que las centrales firmarán con la CEOE la próxima semana. "No es una condición de los sindicatos, sino una necesidad para recuperar la confianza perdida", apuntó el secretario general de UGT, Cándido Méndez. En segundo lugar, la consecución del acuerdo de moderación salarial por tres años que, como ya adelantaba el viernes CincoDías, sindicatos y patronal ya están preparando. "Debería estar operativo a comienzos de 2010", explicaron Toxo y Méndez, que para dicho año ofrecen una horquilla de incrementos salariales de entre el 1% -"lo que el Gobierno aumenta las pensiones"- y el 2% -"la previsión de inflación del Banco Central Europeo"-.

La CEOE, sin embargo, ya peleó en 2009 por imponer alzas inferiores al 1% y previsiblemente intentarán que los aumentos del próximo año estén más próximos al 0,3% aprobado para los empleados públicos. "La referencia de los funcionarios no puede trasladarse al conjunto de los sectores de la economía", sentenció Toxo al ser preguntado por ello.

Ligar los beneficios al empleo

Sea cual sea la cifra que terminen pactando, el acuerdo incluiría una "cláusula de garantía salarial" para que, en el conjunto de los tres ejercicios, los trabajadores "mantengan o mejoren" su poder adquisitivo en relación al IPC real. Así mismo, CC OO y UGT intentarán comprometer a la patronal a que los beneficios empresariales queden ligados al empleo. "Sabemos que no se pueden poner puertas al campo", reconocieron, pero reclaman que las compañías renuncien a parte de sus beneficios para mantener su plantilla y que los altos cargos recorten sus retribuciones si efectúan un expediente de regulación de empleo.

"Restituido el diálogo bipartito se podría recuperar el tripartito", señaló Toxo. Compartiendo mesa con el Gobierno, los agentes sociales podrían abordar cambios en el mercado de trabajo. "Hay reformas laborales mucho más potentes que abaratar el despido, se puede ampliar la flexiseguridad cambiando la negociación colectiva", defendió Toxo. También reclamó cambiar la ley de mutuas para que los trabajadores ganen peso en sus estructuras. Lo principal para UGT y CC OO, no obstante, sería limitar el empleo temporal permitiéndolo sólo en ciertos supuestos, impidiendo la encadenación de este tipo de contratos y fomentando los empleos indefinidos.


Ofrecen cláusulas de inaplicación salarial para todos

El acuerdo de moderación salarial por tres años que los sindicatos han puesto sobre la mesa de la CEOE tratará de limitar los beneficios empresariales vinculándolos al mantenimiento de los asalariados de la compañía. A cambio, UGT y CC OO han incluido algunas ofertas destinadas a convencer a la patronal. Entre ellas destaca "el establecimiento de cláusulas de descuelgue del incremento salarial pactado" en "todos los convenios que aún no las tienen reguladas". Éstas permiten a los empresarios no aplicar los aumentos de sueldo acordados en caso de que la compañía atraviese dificultades económicas. Éstas cláusulas se incluyen en los convenios sectoriales o de agrupaciones empresariales, bien de ámbito provincial o nacional. Hasta octubre, 485 acuerdos las contenían, lo que supone apenas un 12,5% de los firmados, aunque conciernen a 5.694.005 de trabajadores (el 68% de total).

De aprobarse la propuesta de los sindicatos, todas las empresas firmantes podrían suspender el alza salarial pactada por convenio, lo que podría llegar a afectar a 11 millones de empleados. Las cláusulas tienen, sin embargo, enormes problemas prácticos ya que no pueden ser utilizadas a discreción. La CEOE viene reclamando que se simplifiquen "las excesivas exigencias" impuestas para su uso, lo que sería posible reformando la negociación colectiva. Tanto este cambio, como la propia moderación de los sueldos, tiene por objetivo que los empresarios puedan ajustar costes vía salarios, en lugar de hacerlo por medio de despidos y expedientes de regulación de empleo, como viene sucediendo durante la crisis. CC OO y UGT no se niegan a estos cambios, pero a su vez han reclamado que en tiempos de bonanza los sueldos puedan crecer más de lo pactado.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.