Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà

El avance tecnológico es tan necesario como imparable, pero debemos asegurarnos de que no comporta ni despersonalización ni exclusión social. Cellnex Telecom y cuatro fundaciones integradas en la Mesa del Tercer Sector Social de Catalunya ponen en marcha un proyecto de ayuda a familias vulnerables.

La implantación de las nuevas tecnologías, impulsada por la transformación digital, es tan rápida que en ocasiones impide reflexionar sobre la función social de estas nuevas herramientas y el riesgo de exclusión de los sectores más vulnerables. La sesión de Encuentros en La Vanguardia celebrada esta semana, con la colaboración de Cellnex Telecom, ha permitido descubrir algunas fortalezas, déficits y propuestas para avanzar hacia una tecnología plenamente al servicio de las personas.

Uno de los elementos para conseguir este objetivo es la colaboración entre las entidades sociales, las administraciones públicas y el mundo empresarial. Así lo han indicado los participantes en los Encuentros en La Vanguardia: Juan Baselga, director de marketing y comunicación de la Mobile World Capital; Lluís Torrens, director de servicios de planificación e innovación del área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona; Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, y Sònia Fuertes, vicepresidenta de la Mesa de Entidades del Tercer Sector Social de Catalunya; juntamente con Toni Brunet, director de Asuntos Corporativos de Cellnex Telecom, y Pere Guardiola, director general comercial de Grupo Godó, que ejercieron de anfitriones.

La colaboración entre las entidades sociales y las empresas para conseguir una tecnología al servicio de las personas se pone de manifiesto en acuerdos como el firmado el pasado mes de octubre por Cellnex y cuatro fundaciones integradas en la Mesa del Tercer Sector Social de Catalunya a través del proyecto m4Social.

Como empresa operadora de servicios e infraestructuras de telecomunicaciones, Cellnex participa en este proyecto piloto equipando un grupo de viviendas destinadas a colectivos en riesgo de exclusión social con sensores que permitirán recoger y monitorizar datos (como los consumos y la eficiencia energética), con el objetivo de mejorar el bienestar en estos hogares conectados, detalla Toni Brunet. Cellnex trabaja para facilitar el derecho de las personas a estar conectadas a través de las redes de telecomunicaciones, conscientes de que la conectividad es un servicio básico para el bienestar de las personas; como desde hace décadas lo es el suministro de agua potable o la electricidad, recuerda Brunet.

La conectividad digital y el acceso a las telecomunicaciones también es un elemento de equilibrio territorial, con especial atención a las áreas semiurbanas y el medio rural; un servicio de gran importancia que puede evitar –por ejemplo– la deslocalización de profesionales o empresas que podrían verse forzadas a migrar hacia las zonas urbanas donde existen estas infraestructuras de comunicación, destaca el representante de Cellnex.

Sònia Fuertes destaca que la tecnología puede ser un instrumento de transformación social; un proceso de mejora que favorezca el acceso de todas las personas a las telecomunicaciones y los servicios de conectividad, no sólo en clave de equilibrio territorial sino también en atención a las personas con especiales dificultades. La vicepresidenta de la Mesa de Entidades sociales destaca por ello que “la tecnología ha de ser una herramienta al servicio de las personas y del desarrollo comunitario”.

Estamos obligados a preguntarnos si la tecnología produce una transformación que permite democratizar nuestra sociedad o genera nuevas grietas y divisiones sociales en las que se excluye a una parte de la ciudadanía, expone Fuertes.

Las nuevas tecnologías también deben servir para mejorar la identificación de necesidades sociales y para evaluar de forma más efectiva el impacto de las actuaciones de las entidades del tercer sector.

Juan Baselga considera muy apropiado abrir espacios de debate que -como los Encuentros en La Vanguardia- hacen posible entender las oportunidades, los retos y los riesgos del uso de la tecnología. Destacando que, “avances como el internet de las cosas, el big data o la inteligencia artificial han de estar al servicio de las personas; y no al contrario, como ocurre en ocasiones”, expone Baselga. Debemos entender y minimizar los posibles impactos negativos, como es el caso de la falsedad de algunos mensajes que nos llegan a través de internet.

Para evitar la brecha digital, además del acceso universal a la tecnología, los ciudadanos debemos tener elementos culturales y de formación suficientes para poder entender e interpretar correctamente los mensajes que se transmiten a través de internet, destacan Sònia Fuertes y Toni Brunet coincidiendo con Juan Baselga.

Martí Solà destaca que otro el elemento clave es la formación porque, “las nuevas tecnologías avanzan muy rápidamente y las personas que, por ejemplo, por motivos de edad no tienen acceso a la formación quedarán excluidas”. Las nuevas tecnologías deben contribuir al avance del conjunto de la sociedad y a mejorar la vida de las personas, reitera Martí Solà. En el caso de la Fundación Gas Natural Fenosa, además, las tecnologías ayudan a llevar a la práctica objetivos sociales como en el conocimiento y sensibilización en materia de energía y medio ambiente.

Una las acciones en las que se unen la sensibilización social y las nuevas tecnologías es el Plan de Vulnerabilidad Energética puesto en marcha por Gas Natural Fenosa a finales del 2016 con el objetivo de prestar mayor atención a las familias que pueden tener dificultades para acceder a los recursos energéticos básicos. Dentro de este plan de vulnerabilidad, la Fundación Gas Natural Fenosa estrenó ahora hace un año la Escuela de Energía. Esta iniciativa tiene como objetivo la formación en materia energética de trabajadores sociales del Tercer Sector, voluntarios de la compañía y familias vulnerables.

Las nuevas tecnologías ayudan en este caso a impartir talleres y compartir conocimientos en áreas como el ahorro y la eficiencia energética. La implantación de las nuevas tecnologías es especialmente rápida en las grandes ciudades y, en este sentido, Barcelona es una capital pionera; donde la mayor parte de los ciudadanos tiene acceso servicios que ahora se consideran básicos como internet. Lluís Torrens considera muy importante que estos avances tecnológicos alcancen al conjunto de la sociedad y se evite la brecha digital; es decir, la existencia de grupos de población que no tienen acceso a las nuevas herramientas digitales.

Las estadísticas indican que en Barcelona esta brecha digital es muy pequeña pero algunas encuestas municipales focalizadas en colectivos vulnerables muestran que todavía existe. La cifras son relativamente pequeñas pero son importantes porque son un ejemplo de desigualdad desde el origen, destaca Lluís Torrens.

“La falta de acceso a internet en una familia con hijos repercutirá el rendimiento escolar de los niños”. El objetivo es alcanzar “el acceso universal a la tecnología, como estamos intentando conseguir el acceso universal a la energía o ya hemos conseguido el acceso universal a la educación”, resume. Además, el Ayuntamiento de Barcelona quiere avanzar hacia el concepto de “los Servicios Sociales 2.0, porque en este ámbito todavía no hemos aprovechado el enorme potencial que tienen las nuevas tecnologías”, reconoce Lluís Torrens.

Dos ejemplos concretos en los que el Ayuntamiento de Barcelona considera que se debe avanzar son la atención a personas de edad avanzada a través de teleasistencia -que tiene una utilización de todas sus potencialidades todavía relativamente baja- y la aplicación de la inteligencia artificial al trabajo de los profesionales de servicios sociales; desde la transcripción automática de las entrevistas a las personas atendidas hasta sistemas avanzados de diagnóstico.

Sònia Fuertes coincide en que las administraciones públicas han de hacer un “esfuerzo de digitalización” no sólo para ganar en eficiencia sino, sobretodo, para conseguir un cambio de modelo en la relación con los ciudadanos; ganando en transparencia y reduciendo el riesgo de brecha social. “Las nuevas tecnologías han de ayudarnos a conseguir un modelo de administración que se base más en la confianza y menos en la fiscalización”, explica Fuertes.

El convenio de colaboración firmado por Cellnex y las entidades del sector social, en este sentido, no pretende solo facilitar datos de los hogares dotados de sensores sino ayudar a la administración y las entidades sociales a disponer de información para actuar de forma preventiva.

La tecnología debe estar también al servicio de las personas en el entorno urbano, con sistemas avanzados que ayuden a gestionar la movilidad o los residuos, pone como ejemplos Toni Brunet. Y Barcelona es un modelo a escala mundial en este campo, “como ha ocurrido con el proyecto piloto para el control de visitantes de la Sagrada Família”, recuerda Juan Baselga.

La tecnología ha de recuperar su sentido social y humano. “Hemos vivido momentos de locura tecnológica, lo que se conoce como el internet de las stupid things; y no debemos repetir estos errores”, señala Baselga a modo de ejemplo.“Primero debemos identificar qué tipos de problemas podemos solucionar utilizando la tecnología y después ponernos a trabajar para que la tecnología ayude a las personas”. Y en este proceso, “los tecnólogos no pueden ser los líderes de la transformación”, propone Juan Baselga apuntando a la participación de los usuarios y del conjunto de los ciudadanos.

Sònia Fuertes resume la opinión de todos los invitados destacando que, “lo importante es que la tecnología no borre a la persona; y para ello se debe garantizar que las personas participan en el diseño y en el desarrollo de la tecnología”. Además, “la tecnología ha de ser utilizada para dotar de autonomía a la persona”; es decir, para aumentar nuestra capacidad de interactuar con el entorno, concluye esta sesión Toni Brunet.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.