Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà

Ampans consigue que, en los primeros seis meses, el súper de Caprabo en Manresa dé resultados económicos y sociales. Un proyecto que, para Ampans, entidad social que en el 2017 atendió a más a 2.200 personas con problemas físicos, psíquicos y de integración social, es todo un reto.

Formidable. El trato es genial. Está muy ordenado, limpio y te atienden al momento. Y si les preguntas alguna cosa no te dicen: ‘vaya al pasillo de allí y busque...’, no; te acompañan y te dan lo que quieres”, explica Diego Villarejo, cliente habitual del Caprabo-Ampans, abierto desde hace seis meses en la calle Barcelona, en el centro de Manresa. Un proyecto que, para Ampans, entidad social que en el 2017 atendió a más a 2.200 personas con problemas físicos, psíquicos y de integración social, es todo un reto, porque “tenemos la obligación de ser rentables y, además, cumplir nuestra función social: buscar el trabajo idóneo para cada persona”, explica Ester Comellas, responsable de este establecimiento.

Y parece que Ampans lo consigue: ha invertido 250.000 euros en la tienda y prevé facturar 1,1 millones el primer año. “Hoy por hoy, podemos decir que es rentable”, afirma Comellas , sin especificar más. El establecimiento emplea a diez trabajadores, con turnos de siete horas diarias. La tienda está abierta los siete días de la semana (los domingos hasta las 14.30 h), con el mérito añadido de que toda la plantilla está integrada por personas con dificultades físicas o psíquicas.

Olga , que tiene más de 40 años y una hija de 17 y un hijo de 14, es una de las encargadas del establecimiento. “Yo tenía una situación complicada, porque estoy sola y con dos hijos, y por la edad que tengo, sin estudios, sin una profesión especializada... ¡suerte de Ampans!”. En la asociación, que tiene su cuna en Santpedor ( Bages ), le buscaron varios trabajos, compatibles con la lesión que padece en la espalda y que le impide un trabajo a medida en el competitivo mundo laboral. Hasta que le hallaron esta tarea en la tienda, donde se encuentra muy a gusto: “ Frontalizamos [alinean] los productos, porque da una imagen de limpieza y de orden; ayudamos a la gente que busca un artículo y no lo encuentra, o que no puede cogerlo, porque está muy alto si es una persona mayor; hacemos los encargos, cobramos... Me hace mucha ilusión este trabajo y, además, estoy fija”, explica animada Olga.

“Aquí, no todo el mundo lo puede hacer todo, sino que hace lo que puede hacer. Y nosotros, desde Ampans , nos fijamos en todos los aspectos de cada persona y le buscamos aquel trabajo que se le adapte mejor”, explica Comellas . Por ejemplo, los hay que se dedican a la carga, descarga y organización de los productos en las repisas y otros que, además, pueden cobrar, devolver cambio y hacer pedidos. “Unos trabajan por la mañana y otros por la tarde, porque les va mejor, no todo el mundo es igual”, precisa Comellas.

Todos los trabajadores de esta tienda de Manresa se entrenaron antes durante unos meses en un Caprabo mucho mayor, para adquirir experiencia. “Lo que perseguimos en Ampans es que todo el mundo sea un caso de éxito. Si alguien no funciona en algún puesto , intentamos reubicarlo. No lo abandonemos”, añade la responsable de este negocio. Todos los trabajadores del súper tienen apoyo de psicólogos, que hablan con ellos y los atienden si tienen algún tipo de dificultad. Y, como fin último, “está el objetivo de formarlos para que ganen seguridad” y tengan la posibilidad de hallar trabajo adecuado para sus características en otras empresas, con las que tienen acuerdos y que no dependen directamente de Ampans.

Esta tienda está montada en régimen de franquicia. Por lo tanto, Ampans se juega el dinero. Ofrece a sus clientes un total de 3.500 referencias y el principal cliente es Caprabo, “aunque también podemos vender algunos productos de otros proveedores”. Además de los productos propios que elaboran: los quesos (premiados) Muntanyola y los vinos Urpina . “Eso quiere decir que Caprabo nos tiene como clientes, pero, al mismo tiempo como socios”, precisa Comellas.

La relación con Caprabo también ha ido más allá de lo puramente comercial. “Nos han ayudado mucho”, admite Comellas y todavía les tutelan a través de Jordi Marcos Bondia , encargado de Caprabo, que se presentó voluntario para hacer este trabajo y a quien no le duelen los kilómetros que hace cada día en coche desde Barcelona, donde vive, hasta Manresa: “Estoy encantado”.

Marcos les hace de tutor, los ayuda a hacer los encargos, a vigilar las descargas, a no tener más stock de la cuenta... “Ellos lo llevan todo y a mí me causa una gran satisfacción que esto funcione. Es un trabajo que les tiene que servir a ellos y lo están haciendo muy bien. Además, el trato con el cliente es perfecto”. Marcos explica que ahora él también está reaprendiendo, porque “tengo que ponerme en la piel del propietario. Soy un empleado de Caprabo, pero tengo que pensar como propietario y ayudarlos para que esto funcione y sea rentable”. Rentabilidad económica y social en marcha.

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.