Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà

El programa ‘Empleo en la Industria Local’, de la Diputació de Barcelona, ofrece itinerarios personalizados de mejora de la empleabilidad. El 51,6% de las cerca de 2.500 personas en paro que han participado en las dos ediciones del plan han logrado insertarse en el mercado de trabajo. Los buenos resultados cosechados han llevado a doblar el presupuesto del programa para 2018-2020.

El programa de creación de empleos en el sector industrial impulsado por la Diputació de Barcelona ha presentado este miércoles resultados llamativos. El 51,6% de las cerca de 2.500 personas en paro que han participado en las dos ediciones del plan han logrado insertarse en el mercado de trabajo. O lo que es lo mismo: 1 de cada 2 ha encontrado un empleo de calidad en una de las 1.200 empresas de la provincia que se han adherido.

Una tasa ciertamente inusual en los proyectos de inserción laboral que promueven las administraciones públicas desde el inicio de la crisis. Por ello, el ente supramunicipal ha anunciado ya que pone en marcha una tercera edición para el período 2018-2020 y que doblará su presupuesto hasta alcanzar los 4 millones de euros.

El objetivo del proyecto Empleo en la Industria Local es promover la contratación de personas en situación de paro que presentan especiales dificultades de inserción. Cada uno recibe un itinerario personalizado de mejora de su empleabilidad, coherente con las necesidades del tejido empresarial, en especial el de su entorno más cercano. La intervención, de la mano de los ayuntamientos, se ha concentrado en 6 sectores: metal, textil, químico, vitivinícola, alimentación y bebidas, y logística.

El empleo como cohesionador social

La presidenta de la Diputación de Barcelona, ​​Mercè Conesa, y el vicepresidente segundo y responsable de Desarrollo Económico Local, Marc Castells, han hecho balance de las dos primeras ediciones del programa en la jornada Empleo en la Industria Local, celebrada este miércoles en el Espacio Francesca Bonnemaison de la capital catalana.

Para Conesa, la estrategia a seguir debe seguir siendo el fortalecimiento económico de los municipios a través de la industria y la empresa, con la finalidad básica de fomentar la cohesión social. Para el vicepresidente segundo, Marc Castells, la clave del éxito del programa ha sido que “llega al corazón del problema y ofrece formación especializada, ágil y flexible”.

Implicar a las empresas en el plan

Los resultados demuestran que la implicación directa de la empresa duplica la posibilidad de contratación porque facilita la detección de los perfiles profesionales necesarios, la selección de la persona más apropiada para el puesto y el compromiso de contratación. Un 25% de los contratos de los barceloneses participantes han sido de más de 6 meses, pero esta cifra ha aumentado hasta el 35% entre los contratados por empresas integradas en el programa. El 59% de los alumnos en prácticas ha acabado siendo contratados y se ha logrado una inserción del 51% en mayores de 45 años.

Otro elemento clave es que la formación sean competencias aplicables a diferentes empresas del mismo sector estratégico. Así, se han articulado más de 90 especialidades formativas profesionalizadoras, se han realizado 146 horas de media de formación en el aula, 62 horas de media de formación en la empresa y 95 horas de media de prácticas.

Hasta 2017 el programa ha subvencionado 13 proyectos locales en la demarcación de Barcelona, ​​que han cubierto el 81% del territorio y el 80% de la población. Los participantes han expresado, además, un alto grado de satisfacción: en el caso de los usuarios llega a una nota de 8,1 sobre 10; entre las empresas es de un 7,3 y entre el resto de agentes, de un 8,6.

Los destinatarios eran personas con especiales dificultades de inserción laboral, inscritas en el Servicio de Ocupación de Catalunya como demandantes de empleo y con un nivel mínimo de estudios de ESO o equivalente. Por otro lado, las empresas debían pertenecer al sector de la industria y formar parte preferentemente de un sistema productivo consolidado en su territorio o con perspectivas de crecimiento. La exigencia de un fuerte arraigo local buscaba detectar las áreas industriales con potencial para cooperar y generar economías de escala, así como con mano de obra relativamente abundante, flexible y especializada.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.