Notícies de les organitzacions associades

Aquest és l'espai dedicat a les notícies relacionades o que generen les organitzacions associades a la Fundació Factor Humà

Empleadas de "la Caixa" concilian su vida laboral, no solo con la maternidad y sus aficiones sino también con el compromiso altruista con las necesidades de otras personas. Colaboran en distintos programas de voluntariado, muchos son iniciativa de la Obra Social "la Caixa".

 

Mientras sus compañeros de clase, en su infancia, debían imaginar su futuro como astronautas, médicos, profesores o bomberos, Irene Fernández soñaba con poner en marcha y dirigir un orfanato. Los niños y la ayuda social motivaban las aspiraciones de esta joven barcelonesa que se licenció en Empresariales y se especializó en Económicas y técnicas de mercado.

Actividades con chavales en esplais fueron las primeras acciones de voluntariado que esta empleada de La Caixa empezó a cultivar desde muy joven. Cuando, en el 2006, se puso en marcha la Associació de Voluntaris de La Caixa, Fernández se inscribió de inmediato. «Empecé con acciones puntuales, como el refuerzo escolar en la Fundación Comtal del barrio del Raval de Barcelona, con niños de entre seis y ocho años», explica. «Siempre me he centrado en infancia y adolescencia».

Del 2006 al 2009, en la agenda de Irene Fernández hubo siempre un lugar reservado para acompañar el difícil camino que determinadas circunstancias marca en muchos recorridos humanos. Preparar regalos de Navidad para entregar a niños que sin la ayuda altruista de ciertas personas o entidades no los hubieran podido recibir fue otra de las dedicaciones en el espacio de tiempo que Irene Fernández quiso reservar siempre para hacer más fácil la vida de alguien. Hasta que se quedó embarazada. «Cuando nació mi hija, decidí centrarme plenamente en su crianza», relata la joven que, al regresar de su baja maternal, fue ascendida a directora de la oficina bancaria en la que trabajaba. «Pasaba de 12 a 13 horas diarias en el trabajo», explica. Y fue ese trajín profesional el que despertó a Irene Fernández una reflexión: ¿A quién le estaba restando personalmente tantas horas en el trabajo?

Y en su respuesta aparecieron su familia y el recuerdo de aquel tiempo que dedicaba desinteresadamente a personas en situación de más vulnerabilidad. «Sentí ganas de reengancharme al voluntariado, y aposté por reducir mi jornada y tener, así, tiempo para ello», expresa la madre, de 40 años. El pasado año participó en un proyecto de Proinfancia de acompañamiento familiar Aprender juntos, crecer en familia, que promueve la interacción en positivo de padres e hijos.

Mentoría y empresa

El pasado viernes, Irene Fernández conoció al joven al que acompañará a través de un programa de mentoría de la Fundación Exit. «Tendremos cuatro encuentros semanales, en los que yo lo acercaré a una realidad laboral real. En mi caso es la oficina en la que trabajo, porque esta forma de voluntariado corporativo pone en contacto a jóvenes que no han podido canalizar un currículo escolar normal, y que están a punto ya para entrar en el mercado laboral», dice la mentora. «La empresa también gana, pues se sensibiliza con la realidad de jóvenes que aspiran a dejar atrás su etiqueta de personas en riesgo de marginación social», dice Fernández.

Superar el miedo a abandonar la protección de un hogar tutelado por una entidad social, a la hora de independizarse y abrirse camino laboralmente es uno de los objetivos de otro programa de voluntariado de la Fundació L'Esperança de la Obra Social La Caixa, en el que está plenamente involucrada Marta Modinos. Ella es también empleada de la entidad financiera, y también tiene 40 años, es oriunda de Reus pero afincada en el barcelonés barrio de Gràcia. «Cada semana, me encuentro con una chica a la que le hago de mentora. Ella trabaja ya en un supermercado, pero le ha llegado el momento de dejar la casa que comparte con otras personas de un programa de asistencia social. Compartiendo paseos y cafés, vamos generando la confianza entre nosotras y en ella misma, para afrontar sin miedo su independencia, con herramientas que mi experiencia de vida y profesional le puede aportar», describe Modinos.

Marta Modinos no es madre aún, pero el día que lo sea tiene claro que la condición de voluntaria seguirá con ella. «Mi objetivo como voluntaria es conocer realidades diferentes de las que vivo yo, clases sociales y religiones que no son la mía. Yo me considero una privilegiada por el confort que puedo disfrutar. A mí nunca me ha faltado nada», explica. «Ese tiempo con personas que viven circunstancias tan diferentes me hace tomar conciencia sobre lo que es absurdo y en cambio nos causa tanta preocupación, y sobre el verdadero sentido de la felicidad. También me ayuda a conocerme mejor a mí misma, y, al fin y al cabo, ¿qué es una hora o dos a la semana en mi vida y cuánto pueden, en cambio, significar, para alguien con quien tratamos de deshacer dudas y temores? Solo haber aportado ese rato de apoyo me enriquece como persona», señala Modinos, que es voluntaria también de AFANOC (Associació de Familiars i Amics de Nens amb Càncer), en el hospital Vall d'Hebron. «Más allá del tiempo que le puedes dedicar a una acción altruista, el voluntariado es una actitud», afirma Irene Fernández, cuyas acciones de voluntariado han contagiado también altruismo a su marido, a su hermana, a su cuñado, «y a bastantes amigas», asegura.

«Una vez leí: tal como haces sentir a los demás, dice mucho de ti, y hoy ese es uno de mis lemas», declara la empleada y voluntaria de La Caixa Marta Modinos. «Y no deberíamos olvidar que, cada vez que negociamos algo con un cliente, todas esas historias humanas con las que el voluntariado de La Caixa colabora están también detrás de esa negociación», concluye Irene Fernández.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.