Ciertos episodios recientes sobre irregularidades en algunos másteres revelan una inflación de programas de posgrado que sólo pretenden saciar un hambre de títulos para engordar currículos y que nada tienen que ver con la posibilidad real de impulsar la carrera profesional, de encontrar un mejor empleo o lograr una retribución mayor. Descubra los principios de un MBA solvente.

Aún es pronto, pero desde las multitudinarias manifestaciones por la igualdad del Día Internacional de la Mujer del mes pasado, ya se aprecian movimientos incipientes en las grandes compañías que pretenden dar respuesta a la demanda social que se vio en la calle. Las empresas más adelantadas están analizando los motivos de la brecha salarial y las que no lo son tanto encargan auditorías para comprobar si la tienen. Unas y otras refuerzan la formación y sus políticas de diversidad.

La justicia rechaza la imposición injustificada, por parte de ciertas empresas, de determinada vestimenta solo para mujeres. Desde un uniforme diferenciado respecto a los compañeros de trabajo, hasta la obligación de acudir maquillada. Algunos de estos casos han terminado en los tribunales, con distinta suerte.

Ser informático en Barcelona es ahora mismo casi un chollo. En la ciudad sobran las ofertas de perfil técnico y faltan profesionales para cubrirlas, por lo que las empresas recurren a técnicos extranjeros o de otras partes de España. Y no se ven perspectivas de agotamiento, pese a algunos recelos por la incertidumbre relacionada con la situación política catalana. Es más, hay promesas de llegada de nuevas empresas como la reciente de la multinacional china del videojuego IGG, que prevé 60 empleos ya de entrada y una expansión en camino.

Mayte Rius: "Las voces e iniciativas destinadas a romper los estereotipos que asocian vejez a enfermedad, a fragilidad o analfabetismo digital y que muestran a las personas mayores como un lastre social y económico se multiplican. La nueva generación de mayores no está dispuesta a encajar en la etiqueta de viejo ni a permanecer impasible mientras los organismos económicos les acusan de vivir demasiado y de ser una amenaza para la economía global."

La productividad y creatividad de los empleados aumenta cuando llevan los cascos puestos y disfrutan de sus canciones favoritas. No obstante, hay que tener cuidado con el género que escuchamos: si la melodía tiene algún punto disonante o un ritmo demasiado acelerado, puede distraernos.

Las empresas que incorporan a mujeres en sus cúpulas y apuestan por la diversidad alcanzan un mayor valor económico. Aun así, ellas son minoría. Algunas de las capacidades diferenciales son la comunicación y la transparencia, la gestión de equipos y los análisis de riesgos. La Vanguardia reunió el pasado 5 de abril a seis directivas, la miembro del Consejo Asesor de la Fundació Factor Humà Nuria Basi entre ellas, que debatieron en torno al binomio mujer-empresa, profundizando en el liderazgo femenino y sus características, la diversidad como valor económico o la discriminación laboral.

La marea que inundó las calles españolas el 8 de marzo, día de la Mujer, fue un acto reactivo y espontáneo por parte de manifestantes de todas las edades emocionadas, reconociéndose en el motivo de la protesta. Del mismo modo que emergió esta unión, están apareciendo proyectos de mujeres que altruistamente ayudan a otras de menor edad para que puedan sortear las dificultades de género. Es el caso del programa Púlsar "Mentoría de mujeres de éxito para chicas brillantes", propulsado por la Fundación everis y en el que participa la Directora de la Fundació Factor Humà, Anna Fornés.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.