¿Cuáles son las profesiones que ponen en juego tus mejores talentos, en las que disfrutas, son valiosas para el mundo y puedes ganarte la vida con ellas? En esta intersección de intereses se encuentra tu propósito profesional (lo que en Japón llaman tu “Ikigai”).

Mentoring de carrera: ¡apuesta por tu Ikigai!

En 20 años de carrera he tenido cientos de conversaciones para asesorar carreras laborales o diseñar buenos planes de desarrollo profesionales (individuales o colectivos).

De esta enriquecedora experiencia he extraído estas cuatro conclusiones:

a. Escasean los profesionales que tienen un nivel alto de autoconocimiento y tienen bien definido su propósito profesional lo que genera que muchas evoluciones laborales se deben más a suerte o casualidades que hay una buen gestión de carrera.

b. Tener claro tu “Ikigai” (propósito profesional) no es una tarea fácil ni rápida y cada vez es más importante dada la creciente competencia laboral y las múltiples oportunidades de trabajo.

c. Existen claras evidencias que las personas que se enfocan en su propósito profesional logran mayores éxitos y más satisfacción personal en su vida laboral.

d. Las herramientas de autoanálisis personal y profesional y los servicios de mentoring de carrera pueden ayudarte mucho en esta importante responsabilidad de gestionar bien la empleabilidad laboral. “Talento sin técnica es simplemente un mal hábito” como bien decía Pablo Picasso.

Descubriendo tu Ikigai.

¿Cuál son tus mejores talentos?

Todas las personas tienen algunas fortalezas profesionales que pueden ser profesionalmente muy valiosas. Estos puntos fuertes son la suma de talento, conocimiento y habilidades y su potencia se multiplica si se combinan tres factores: fortaleza, pasión y entrenamiento (repetición).

Herramientas de autoconocimiento como “Strengths Finder” de Gallup identifican tus 5 mayores fortalezas entre 34 habilidades y cuatro áreas de desempeño laboral (visión estratégica, capacidad de relación, influencia y ejecución).

Una muestra de la potencia de combinar fortalezas y pasión es el experimento sobre mejora en lectura entre alumnos normales y grandes lectores realizado por la Universidad de Nebraska. La mejora de los estudiantes normales tras entrenamiento fue de un buen 66% y sin embargo los avanzados aumentaron sus capacidades un impresionante 730%.

¿Qué atributos clave tienen los trabajos en los que más disfrutas?

Conocer las características de los puestos que mejor aprovechan tu talento es fundamental y lamentablemente para muchas personas esto es un “agujero negro”.

Existen personas para los que es clave trabajar con un alto nivel de autonomía y creatividad y disfrutan con que cada día sea diferente. Otras en cambio prefieren roles muy estructurados, con seguridad laboral y claras reglas de juego.

Mejorar el encaje persona-puesto es tarea de todos: del profesional (mostrando coraje, proactividad y autodesarrollo), del jefe (con buen liderazgo y foco en crecimiento de su equipo) y de la organización (con políticas claras de desarrollo de personas).

La metodología “anclas de carrera” (Career Anchors) diseñada por Edgar Schein identifica 8 grandes tipos de preferencias: competencia funcional/técnica, gestión, autonomía/independencia, seguridad/estabilidad, emprendedor/creatividad, servicio/dedicación a una causa, puro reto y estilo de vida.

¿Son tus mejores talentos valiosos para el mundo?

Existen competencias profesionales que han quedado obsoletas en los últimos años. Un claro ejemplo son conocimientos técnicos informáticos de lenguajes que desaparecieron. Por tanto es muy relevante saber si tus 4-5 habilidades clave tienen valor de mercado al ser la base de tu empleabilidad actual y futura.

Y otro aspecto complementario es que tu perfil sea visible, conocido y bien valorado internamente y en el mercado. La marca personal y el networking de calidad son importantes en una mayoría de trabajos ya que vivimos en un mundo interconectado. Aportar valor, generosidad, honestidad y tenacidad son ingredientes básicos para lograr buenos resultados a medio plazo.

Técnicas como el análisis de empleabilidad laboral y el mapa de contactos (internos en tu organización y externos en el mercado) son muy útiles para potenciar el autoanálisis y generar un buen plan de acción.

¿Puedes lograr una retribución económica razonable?

Las políticas de compensación se han profesionalizado crecientemente en los últimos años. Cada vez se afina más la retribución según la experiencia, habilidades, valor añadido al negocio y volumen de profesionales de cada puesto. Por ello es importante analizar las tendencias y encuestas de mercado y diseñar una buena propuesta de valor para que se reconozca tu valía.

Nadie conocemos cuáles serán los puestos demandados ni las competencias profesionales de éxito a 5 años vista. Y esto nos puede dar un miedo lógico o podemos verlo como una oportunidad para reinventarnos continuamente.

Sí existen evidencias de un par de aspectos importantes:

a. Las mejores empresas cada vez seleccionan y desarrollan más a sus empleados en base a “nuevos elementos”: pasiones, fortalezas clave, potencial de crecimiento profesional o habilidades sociales. Y pesa algo menos la siempre valorable formación y experiencias previas.

En un entorno de restricciones al crecimiento de plantilla y cambio acelerado este enfoque aumenta la innovación, diversidad de los equipos y posibilidades de promoción y crecimiento horizontal o vertical.

b. Existen numerosas palancas que te aproximarán al éxito y éstos son algunos ejemplos:

    1. Exploración y visión externa: apertura al mercado y a las tendencias para mantener tu empleabilidad.
    2. Foco: Mejora continua de tus fortalezas profesionales clave.
    3. Resiliencia: la repetición es clave para la mejora de las habilidades.
    4. Riesgo: toma de decisiones que te ayuden a avanzar y salir de zona de confort.
    5. Marca personal: auténtica, visible y conectada con los demás (networking).
    6. Humildad y agilidad para aprender y desaprender.
    7. Autoconocimiento: con foco en tus fortalezas y sólo trabajando las áreas de mejora si son un factor limitante clave.
    8. Optimismo: tener la mirada más enfocada en identificar oportunidades que en señalar problemas.
    9. Hábitos saludables: las rutinas saludables son básicas para rendir al máximo nivel durante muchos años.
    10. Y por último y lo más importante: identificar y apostar por tu propósito (“Ikigai”).
      En ese territorio lograrás tu mejor versión profesional.

Te animo a que profundices con pasión en este viaje hacia tu Ikigai.

 

Publicado originalmente en el blog de David Reyero - Transformación Digital y Gestión de la Innovación

 

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.