Llibres

El nostre catàleg et permetrà identificar novetats editorials i, mitjançant el nostre cercador, tots aquells recursos bibliogràfics que et puguin interessar sobre qualsevol assumpte de RH

¡Sálvese quien pueda!Andrés Oppenheimer encara un fenómeno que transformará radicalmente la sociedad: es probable que, en las próximas dos décadas, casi la mitad de los trabajos sean reemplazados por ordenadores con Inteligencia Artificial. Abogados, contables, médicos, comunicadores, vendedores, banqueros, maestros, obreros, hosteleros, analistas, choferes, camareros, trabajadores y estudiantes... tiemblen o prepárense.

 Artículo “¡Ya vienen los robots!”, en La Vanguardia, 20/01/2019.


La tecnología ha destruido empleos desde la revolución industrial, pero, señala el periodista Andrés Oppenheimer en ¡Sálvese quien pueda!, gracias a la automatización nunca antes se habían destruido tan aceleradamente. Un estudio de Oxford cifraba en un 47% los empleos en riesgo de ser sustituidos por robots. La mastodóntica Kodak tenía 140.000 empleados. Instagram tiene 32 trabajadores. Y los efectos de esa deriva ya están aquí en forma de partidos nacionalistas, proteccionistas y antiglobalización y presidentes como Trump, que explotan la ansiedad con chivos expiatorios sin señalar que lo que hace perder empleos es la automatización.

¿Esta vez será diferente o el futuro se parecerá a la serie histórica y crearemos muchas más fuentes de trabajo que las que desaparecen? Oppenheimer intenta responder a la cuestión a través de un periplo periodístico que arranca en Oxford con Frey y Osborne, los dos investigadores que asombraron al mundo en el 2013 con la noticia de que casi la mitad de los empleos pueden desaparecer. 

Allí descubre que el economista sueco Frey es un escéptico del tecnooptimismo, de que la tecnología inexorablemente mejorará el mundo. En la lista que elaboró hay más de un 90% de posibilidades de que desaparezcan incluso los camareros, los recepcionistas, los camioneros y los guías de turismo. Después de todo, la agricultura ocupaba al 60% de la población de EE.UU. en 1850 y hoy a un 2%. Los robots serán abogados e incluso jueces. Los trabajos que sobrevivirán, dice Anders Sandberg, otro profesor oxoniense, son “los difíciles de explicar: si puede explicarse fácilmente, puede automatizarse”.

En el libro aparecen pesimistas como Martin Ford, que bromea que en las empresas habrá dos empleados, una persona y un perro: el hombre dará de comer al perro y este evitará que la persona toque las máquinas. Pero otros son optimistas: Keynes ya se equivocó con el desempleo tecnológico. Mandel y Swanson dicen que habrá un boom de millones de empleos manufactureros gracias a las impresoras 3D y los visores de realidad virtual. Y la productividad lo abaratará todo. Lo único seguro es la desigualdad y que la brecha social vendrá por la educación. Tras el paseo, el propio Oppenheimer se confiesa tecnooptimista: el futuro es esperanzador, pero la transición será cruel, y es necesario crear remedios educativos y sociales para que el desempleo temporal no se convierta en un terremoto a largo plazo.

 

Oppenheimer, Andrés. "¡Sálvese quien pueda!: El futuro del trabajo en la era de la automatización". Debate, 2019. ISBN 978-84-99929-18-7

Libro en castellano.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.