Llibres

El nostre catàleg et permetrà identificar novetats editorials i, mitjançant el nostre cercador, tots aquells recursos bibliogràfics que et puguin interessar sobre qualsevol assumpte de RH

La sociedad de coste marginal ceroEl nuevo libro de Jeremy Rifkin le confirma como un visionario en el campo de las tendencias tecnológicas. Asistimos a la aparición de una nueva infraestructura tecnológica -el Internet de las cosas- con el potencial de reducir a casi cero los costes marginales de grandes segmentos de la vida económica. Dicho descenso está dando lugar a una economía mixta -en parte mercado capitalista y en parte procomún colaborativo- que tiene grandes repercusiones.

Artículo El ocaso del capitalismo, en La Vanguardia, 14/09/2014.


Jeremy Rifkin cree que internet y las renovables impulsan una economía colaboradora.

Quizá suene a ciencia ficción, pero el que lo anuncia no es un utópico, aunque sí un futurólogo profesional. De hecho, se pasa el día asesorando a gobiernos de medio mundo para preparar a sus países para las transiciones sociales y económicas que se avecinan. El adivino se llama Jeremy Rifkin y lo que anuncia es que el capitalismo comenzará su ocaso en las próximas décadas y, aunque no desaparezca, será en buena parte sustituido por otro paradigma económico que llama procomún colaboradora y que consiste en una economía colaboradora donde el capital social será mucho más importante que el financiero, compartir será más importante que competir, los mercados perderán terreno ante las redes a las que se conectan miles de millones de personas y cosas, la propiedad cederá terreno ante el acceso y los consumidores se convertirán también en fabricantes de su energía y sus bienes, en prosumidores. Una sociedad donde la escasez que caracteriza la vida hace milenios dará paso a una sorprendente abundancia.

¿Ciencia ficción? Para Rifkin, autor de El fin del trabajo o La era del acceso, se trata sólo de constatar que las nuevas bases de la sociedad y la economía llevan ahí. Y las nuevas bases son internet y el auge de las energías renovables de bajo coste. Rifkin hace un repaso histórico y asegura que cada revolución energética y comunicativa ha creado una sociedad distinta con valores opuestos a la anterior pero que en poco tiempo la nueva sociedad internaliza como únicos. En la Edad Media la vida rural se organizaba en torno al procomún feudal, los campesinos unían sus parcelas en pastos y campos comunes que cultivaban entre todos. El molino de agua y de viento, que permitían la fabricación a pequeña escala, y la imprenta ocasionaron el paso a una sociedad de mercado. Aún no era capitalismo, que llegó al cambiar de nuevo la matriz energética y comunicativa con la máquina de vapor y la imprenta a vapor.

Sería la primera revolución industrial y el comienzo de una concentración vertical de la economía que se aceleraría con la segunda, marcada por el petróleo y el teléfono. La integración vertical respondía a la necesidad de reducir los costes marginales y crear economías de escala para recuperar las grandes inversiones necesarias. Sin embargo, la llegada de internet y de unas energías renovables que cada ciudadano puede tener en su tejado facilita el nacimiento del llamado internet de las cosas, una infraestructura inteligente y horizontal a la que en breve estarán conectadas no sólo todas las personas sino también, mediante sensores, todos los objetos, y también la energía que se produzca, optimizando su distribución y su uso y también la producción. Logrando así aumentos de productividad enormes que harán que muchas áreas de la economía tengan costes marginales -lo que cuesta producir una unidad más de producto- cercanos a cero, como ya sucede hoy gracias a internet en las industrias del entretenimiento y la comunicación con los efectos ya conocidos.

Sumado a factores como las impresoras 3D o los cursos universitarios on line gratuitos y del más alto nivel, Rifkin vaticina que en La sociedad de coste marginal cero -así titula su nuevo libro- la economía colaboradora será el árbitro y el capitalismo un complemento en las áreas en las que los costes marginales seguirán siendo notables. Y todo eso cambiará nuestras vidas, porque generará abundancia donde hoy hay escasez al aumentar la productividad y la eficiencia. En buena parte acabará el trabajo como se conoce, sustituido por tecnología inteligente. La sociedad será menos materialista y más empática, centrada en desarrollar la creatividad y la colaboración en red. La idea de que el valor de un ser humano se midiera por su nivel de producción de bienes y servicios parecerá primitiva. Para los que este futuro no sea halagüeño, advierte que aún queda una última gran oleada de trabajo asalariado, unos 40 años y dos generaciones, para construir la infraestructura del internet de las cosas.

 

Rifkin, Jeremy. "La sociedad de coste marginal cero. El Internet de las cosas, los bienes comunes y el eclipse del capitalismo". Paidós Ibérica, 2014. ISBN 978-84-49330-51-3

Libro en castellano.

Subscriu-te gratuïtament als nostres butlletins

Rep notícies i idees en Recursos Humans.
Subscripció

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.