Iberdrola se pone a la cabeza de las grandes compañías españolas a la hora de sumarse a las tesis que apuestan por ligar los salarios a la productividad y los resultados. La compañía eléctrica vasca ha cerrado un preacuerdo con el 58% de la representación sindical para aplicar un convenio en los próximos cuatro años.

Un convenio que incluye un incremento salarial anual que variará en función del beneficio neto operativo que obtenga el grupo en España.

Los mensajes del Gobierno, del Banco de España, de varios organismos internacionales y de la Unión Europea, empezando por la canciller Angela Merkel, han calado en la compañía eléctrica. Iberdrola, en una política a la que se pueden sumar otras grandes compañías españolas, se ha situado en primera línea a la hora de liderar un acuerdo laboral que, según sus tesis, permitirá mejorar sustancialmente su competitividad.

El pacto, alcanzado a finales de la semana pasada y que afectará a 9.000 trabajadores, fue firmado por las centrales CC OO, SIE, Atype y USO, que representan al 58% de la plantilla en España del grupo energético. De momento, están descolgados del acuerdo UGT, que tiene una representación del 28%, ELA y CGT, aunque no se descarta que se puedan sumar en una siguiente ronda de conversaciones. El convenio, ya en su redacción final, está previsto que se firme el próximo 5 de mayo. Las negociaciones para el acuerdo laboral durante el periodo 2011-2014 se iniciaron el pasado 15 de febrero.

La oferta realizada por la empresa marca una banda de incremento salarial para el personal sujeto a convenio referenciado al EBIT (beneficio neto operativo). Se descarta así aplicar el IPC como índice de referencia para aumentar los sueldos. De salida, la propuesta de Iberdrola contempla un incremento fijo de los salarios del 1%. Posteriormente, y si el grupo cumple al 100% con los objetivos marcados de EBIT durante los ejercicios de vigencia del convenio, se sumará otro 1,5%. Si el beneficio neto operativo llegara hasta el 120%, la tasa se elevaría hasta un máximo del 3,5% que se sumaría al 1% inicial.


Beneficio neto operativo

En principio, y según los documentos trasladados a los sindicatos, la previsión es que el beneficio neto operativo del grupo Iberdrola en España este año se sitúe en algo más de 2.600 millones, un 5% superior al conseguido en 2010. A nivel mundial el EBIT previsto, según datos de Bloomberg, se eleva hasta los 5.046 millones, frente a los 4.830 millones del pasado ejercicio. UGT, central que cuenta con una representación destacada en Iberdrola y que no se ha adherido al preacuerdo junto con ELA y CGT, asegura que está estudiando las garantías dadas por la eléctrica ante una posible pérdida adquisitiva respecto del conjunto de trabajadores de otros sectores. La firma presidida por Ignacio Sánchez Galán ha incluido en el convenio que si la fórmula de vincular salarios a resultados se sitúa por debajo de la media de las retribuciones de mercado al finalizar 2014, se recuperará hasta un 80%.

Antonio Rodríguez, responsable de UGT, aseguró el viernes a este periódico que la apuesta de su sindicato se basa "en la moderación salarial a cambio de mantenimiento del empleo". Sin embargo no cerró la puerta a la hora de sumarse al preacuerdo firmado por el 58% de la representación sindical "si nos explican debidamente las garantías".

 


Un acuerdo que incluye otras ventajas sociales

Iberdrola ha destacado estos últimos años como una de las grandes compañías industriales españolas que ha lanzado más recados al Gobierno. Mensajes como "sin estabilidad regulatoria no se puede invertir"; "hay que incentivar al sector eléctrico para que destine recursos para garantizar el suministro" o "hay que medir las primas a algunas renovables" han sido habituales en bastantes comparencias públicas de su presidente, Ignacio Sánchez Galán.

Ahora, según se desprende del preacuerdo firmado con la mayoría sindical en la compañía eléctrica, no solo ha recibido con agrado las misivas del Gobierno, del Banco de España y de los organismos internacionales, sino que se propone convertirse en un alumno aventajado para mejorar su competitividad.

El pacto laboral, sin embargo, no se ciñe solo a los salarios. En su amplio texto se incluye una flexibilización de la jornada de trabajo, ampliando hasta 39 minutos el margen en las horas de entrada y salida. También se fija que el 100% de los nuevos contratos tengan carácter indefinido.

En lo que se refiere al capítulo de incorporaciones, Iberdrola mantendrá su apuesta por la igualdad de oportunidades, una política que le ha llevado en los últimos años a que más del 52% de las nuevas contrataciones sean de mujeres. En esta línea se amplía hasta los 12 años la edad de los hijos (frente a los ocho que marca la legislación actual) la reducción de guarda legal, a la vez que se introduce un nuevo permiso por matrimonio de los progenitores o de los hermanos.

Otros apartados del convenio que puede ser sellado el próximo 5 de mayo por los representantes sindicales, incluyen igualmente la entrega de cheques guardería y transporte para conciliar la vida laboral y la familiar.


Condiciones

El convenio afectará a 9.000 trabajadores del grupo Iberdrola, entre los que se incluyen los 1.200 pertenecientes a Iberdrola Renovables que serán absorbida por la matriz si lo aprueba la próxima junta de accionistas de la compañía eléctrica.

Los incrementos salariales en el periodo 2011-2014 oscilarán entre el 1,5% y el 3,5% en función de si se consiguen o no los resultados operativos marcados para cada ejercicio.

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.