La gran mayoría de los universitarios, el 80,6%, opina que necesita acometer acciones formativas complementarias una vez finalizada la carrera. El dato se extrae de un estudio. La gran mayoría de los universitarios, el 80,6%, opina que necesita acometer acciones formativas complementarias una vez finalizada la carrera. El dato se extrae de un estudio elaborado por la consultora Accenture, que señala que los alumnos de carreras técnicas se orientan más hacia el sector económico.

El perfil del universitario español próximo a terminar su carrera se ajusta, según el estudio de Accenture, a mujer de hasta 23 años, estudiante de Ciencias Sociales y Jurídicas de universidad pública. El 70,4% de los estudiantes de carreras técnicas son varones, mientras que el 72,8% de los alumnos de Ciencias de la Salud son mujeres.

Unos y otros coinciden en señalar a la universidad como una institución excesivamente teórica y alejada de la realidad social y empresarial. A su juicio, el papel que debe desempeñar es ofrecer una preparación inicial, apoyada en prácticas empresariales. En este sentido, las ramas académicas relacionadas con los sectores económicos más dinámicos -el 86% de los estudiantes de carreras técnicas y el 59,8% de los de Ciencias de la Salud- son los más optimistas a la hora de considerar la formación que reciben como un aspecto diferencial en el acceso a un puesto de trabajo. Por el contrario, el 67,2% de los alumnos de humanidades no encuentran en su formación ningún tipo de ventaja. 'Las universidades están alejadas del mundo laboral. Los universitarios buscan en la universidad una formación que les haga más competitivos y no siempre la encuentran ', explica uno de los socios de Accenture, Javier Tapia.

Mientras que el 43% se considera más preparado que las generaciones precedentes, el 53,6% cree que tiene menos oportunidades para encontrar un empleo vinculado a su carrera. Hasta los 22 años, unos y otros sólo estudian. Sin embargo, entre los 23 y 24 años se van incorporando al mundo laboral, eso sí, mediante contratos esporádicos, y a partir de esta edad es cuando crece el porcentaje de los que simultanean estudios y trabajo. Los universitarios de careras técnicas se orientan más hacia la economía privada, frente a la elección que realizan los estudiantes de humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas que ven en el Estado y la universidad los espacios laborales más inciertos. Los primeros definen sus preferencias de empresa en términos de imagen y proyección, mientras que los segundos se centran en el puesto. Los criterios que utilizan para valorar los puestos de trabajo son el nivel salarial, la seguridad y la estabilidad del propio puesto.

Esade formará con Wharton a altos ejecutivos La escuela de negocios Esade ha firmado esta semana un acuerdo con la estadounidense Wharton Business School para formar a altos ejecutivos que trabajan en organizaciones como la ONU, Unesco, Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional (FMI). Impartirá formación a altos cargos responsables de la gestión de recursos humanos de dichas instituciones. Este es el segundo año que Esade participa en este programa, que tiene como principal objetivo preparar a directivos para la gestión de personal. Wharton será el anfitrión este año mientras que Esade lo será en 2003.

Según el profesor de Esade, Alfons Sauquet, 'cada vez se otorga mayor importancia a las organizaciones basadas en el conocimiento y se aprecia un creciente interés estratégico por gestionar el capital intelectual de manera más eficiente '. En este sentido destaca que la red de relaciones internacionales es un puntal básico dentro de Esade, que colabora con organismos en Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba y Marruecos, entre otros.

Utilitzem cookies per oferir a les nostres visites una millor experiència de navegació pel nostre web.
Si continues navegant, considerem que acceptes la seva utilització.