El 16 de enero fue, según los expertos, el día más triste del año. Tal hito es anecdótico y más si tenemos en cuenta que es una fecha única e inventada, pero ¿y si resulta que cada lunes es igual de triste? Vincular el trabajo con la felicidad resulta un reto mayúsculo para la mayoría de las organizaciones. No obstante, David Tomás, Cofundador y Director General de Cyberclick Group, aseguraba en el último TEDxBarcelonaSalon que es posible trabajar mucho y bien y ser feliz al mismo tiempo.

Un ‘Blue Monday’ semanal

Hace unas semanas hubo un nuevo trending topic en Twitter que merece, sin duda, un post a su altura. Fue a partir del hashtag #BlueMonday, que viene a ser como “el día más triste del año”. O al menos así se ha promocionado desde 2005 el tercer lunes de cada mes de enero. Según Cliff Arnall, psicólogo colaborador de la Universidad de Cardiff, eso es así porque lo demuestra una “sencilla” fórmula matemática: ([W+(D-d)]xTQ/MxNA). No hay duda, ¿verdad?

La realidad es que la agencia de comunicación Porter Novelli fue la encargada de difundir esta idea y de promover, para contrarrestar la tristeza, ofertas para comprar lo necesario para volver a ser felices. Pero ¿qué pasa con aquellas personas para las que cada lunes es una tortura? ¿Imagináis un ‘Blue Monday’ semanal? La realidad es que unir felicidad y trabajo resulta un mito para muchas personas, que ven en cada lunes como una oportunidad más para la depresión. Para ellas, encontrar la felicidad en el trabajo es como buscar la cuadratura del círculo.

Pero fuera de dicho círculo existen personas como David Tomás, Cofundador y Director General de Cyberclick Group. En su charla del TEDxBarcelonaSalon titulada “Trabajar y ser feliz es posible” del pasado mes de diciembre, Tomás desgrana con el ejemplo de su propia experiencia el método para crear una empresa feliz.

Cada vez son más las empresas que tienen clara la necesidad de inculcar la felicidad en la cultura corporativa, e incluso algunas tienen tantas ganas de que sea así que hasta lo fuerzan. Lo que parece claro es que es necesario tener la paciencia y las manos de un artesano para conseguir que brote algo tan frágil como la felicidad.

Cuatro años después de cofundar Cyberclick Group, David Tomás se topó con uno de esos ‘Blue Mondays’: un lunes en el que “lo último que me apetecía era levantarme; no quería ir a trabajar,” explica. Ese lunes fue un punto de inflexión en lo personal y en lo corporativo. Tras diez años trabajando en un nuevo modelo de organización que integrase felicidad y trabajo, él y su empresa obtuvieron el premio como ‘Mejor empresa para trabajar en España’ tanto en 2014 como en 2015. Pero para David Tomás, “lo más importante es que hacía muchos meses que, para mí, trabajar y ser feliz era posible. Los lunes volvían a ser un día positivo.”

Si para el Director General de Cyberclick no son importantes los reconocimientos, al menos sí que debería serlo el dinero, parte fundamental de cualquier iniciativa empresarial. Pero eso deja de ser prioritario cuando estás en medio de una reorganización en la que tú y tu personal sois lo más importante. Según cuenta Tomás en el TEDxBarcelonaSalon, su empresa tuvo que renunciar a un proyecto suculento pero muy complicado para no empeorar la situación de los trabajadores, que se veían expuestos a demasiado estrés. Y como si de un cuento de hadas se tratara, no solo no les perjudicó dejar a ese importante cliente, sino que, a medio plazo, les trajo beneficios económicos.

Del proceso de aprendizaje y de creación de un nuevo modelo para su empresa, Tomás sacó 11 claves que plasmó en su libro La empresa más feliz del mundo. Algunos de los consejos más importantes para lograr el objetivo son, tal y como explica el autor, “parar y decidir ser feliz”; enaltecer la importancia de “hacer lo que se nos da mejor”; y, para acabar, tener “confianza y expresar tu punto de vista”. Partiendo de estas bases, David Tomás logra crear un camino que garantiza, no solo la felicidad en el trabajo, sino también en el ámbito personal.

Para algunos la felicidad es en gran medida inalcanzable, puesto que responde a unos factores intangibles y subjetivos. Para otros en cambio sí que existen métodos para medir el grado de felicidad como, por ejemplo, analizar las estadísticas de desarrollo de la sociedad ligando directamente los datos a los sentimientos. De todos modos, lo que ayudaría a ser felices a muchas personas serían pequeños gestos como promover la flexibilidad horaria.

El hecho es que todavía quedan muchos muros por derribar y muchos círculos que cuadrar antes de que las palabras ‘trabajo’ y ‘felicidad’ sean habituales dentro de la misma frase un lunes cualquiera a primera hora de la mañana.

 

También puedes ver la charla de David Tomás en TEDxBarcelonaSalon en el siguiente enlace: https://www.tedxbarcelona.com/events/2016/12/tedxbarcelonasalon-49/

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.