Estamos ante unos de los momentos más emocionantes de este siglo: en los próximos tres años se va a producir un gran impacto en el liderazgo de las compañías motivado por el acceso de los millennials a puestos de responsabilidad. ¿Cuáles crees que serán las consecuencias para las empresas? ¿Y para las personas?

Los millennials empiezan a dirigir, ¿cómo serán liderando? Sabemos que esta generación es muy distinta a las generaciones anteriores. Es la primera generación de este país en el siglo XX que ha nacido y crecido en democracia. La mayoría ha tenido una educación secundaria completa, el acceso a la universidad fue masivo, han podido viajar libremente por Europa y la tecnología ha estado presente toda su vida. Esto les ha dado una visión distinta de la vida y del trabajo.

Como consecuencia de todo ello su forma de dirigir será diferente. ¿Qué podemos esperar de su liderazgo?

Será más conectado y tecnológico. Es la primera generación que ha crecido con la tecnología y se adapta con mucha velocidad a las novedades tecnológicas. Normalmente, tienen un nivel de uso de tecnología más avanzado en su vida personal que profesional. Eso hace que para ellos la tecnología sea algo normal y que puedan incluso potenciarla en el trabajo por iniciativa propia. Están acostumbrados a ello, siempre ha formado parte de su vida.

Será un liderazgo con pasión. Se han dedicado (muchos de ellos) a lo que hacen porque es lo que les gusta hacer, lo que supone una gran ventaja competitiva respecto a generaciones anteriores. Para ellos es muy importante el propósito  de aquello que llevan a cabo. Creen en la conexión con las personas y saben que las emociones movilizan a los equipos. Piensan en las personas como únicas y les ayudarán a realizar lo que quieran hacer en la organización. Fomentarán el desarrollo, buscando la mejora, la innovación y el reconocimiento profesional tanto para ellos como para sus equipos.

Serán líderes ambiciosos, sin complejos, sin intención de escalar en la jerarquía pero con la voluntad de conseguir los retos. No buscan un cargo, pero si un status; quieren ser reconocidos por su trabajo y ganar dinero. Se esforzarán por inspirar, enseñar, formar y desarrollar. Utilizarán todos sus recursos para ello. Buscarán crear grandes lugares para trabajar, como una forma más de mejorar el mundo que les rodea (sus aspiraciones les movilizarán para conseguir los objetivos con sus equipos).

Serán transparentes, buscan la sinceridad. Fomentan las conversaciones con sus equipos, con sus compañeros y con sus líderes de forma abierta. Buscan y dan feedback. Las redes sociales son importantes para ellos y las saben utilizar para comunicar y conectar. Buscarán equipos multidisciplinares con enfoques distintos, para ampliar su visión.

El compromiso forma parte de su liderazgo, son fans de sus compañías (durante el tiempo que permanecen en ellas). Buscarán hacer cosas extraordinarias para ellos mismos, para sus equipos, para su entorno, para su vida, para el negocio y para la compañía.

Serán solidarios e inclusivos, buscan hacer negocios socialmente responsables, dando ejemplo como voluntarios corporativos, y buscarán mejorar a las personas, la sociedad y el medio ambiente. Lucharán activamente contra cualquier tipo de discriminación. En definitiva, querrán mejorar el mundo.

Serán más flexibles, tendrán la capacidad de trabajar donde decidan trabajar. Desaparece el concepto de equilibrio personal y profesional en favor del de flexibilidad. Integrarán el trabajo y su vida personal para elegir lo que deben hacer en cada momento.

Practicarán un liderazgo más humano, buscando crear felicidad en sus equipos y un verdadero engagement: donde las personas de sus equipos disfruten de lo que hacen, se conecten entre ellas y se sientan empoderadas. Les importa mucho conocer a sus compañeros, a las personas que tienen alrededor y el ambiente de trabajo. La humanidad estará por encima de la tecnología y de los resultados.

Serán más justos. Fomentarán una mejor distribución salarial y apostarán por una meritocracia compartida. Aunque el dinero es importante para ellos y quieren mantener el nivel de vida que tienen, saben que si no hay un reparto justo será difícil tener una organización o un equipo alineados.

Tendrán mayor visión global. Es una generación que ha crecido abierta al mundo y a la que se ha infundido la interacción con personas de otros países y otras culturas. La diversidad para ellos es algo normal y aceptado. Es una generación que está más abierta a las experiencias en (y con) otros países, un hecho que le permite adaptarse mejor a distintos entornos.

¿Qué más crees que define a los líderes millennials? ¿Cuáles crees que serán las consecuencias para las empresas? ¿Y para las personas?

 

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.